Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quasem Alí no pedirá clemencia de cara a su ejecución

El alto cargo del partido islamista bangladeshí Jamaat-e-Islami Mir Quasem Alí, cuya condena a muerte fue ratificada esta semana por el Tribunal Supremo del país, no pedirá clemencia de cara a su ejecución, según ha anunciado el inspector general de Penitenciarías, Iftejar Uddin.
Uddin ha anunciado la decisión de Quasem Alí este viernes por la noche, tras preguntarle si pediría que le salvaran la vida o no. Dos días antes, su mujer aseguró que todavía tenían que volver a reunirse para tomar una decisión al respecto, tal y como ha informado el diario 'Ittefaq'.
Aunque aún no se ha fijado una fecha concreta para la ejecución, uno de los responsables de la prisión de Kashimpur, Nashir Ahmed, ha señalado que ya se han comenzado los preparativos para ejecutar su condena por ahorcamiento.
El superintendente del centro penitenciario ha asegurado que después de que Quasem Alí dijera que no pediría clemencia le volvió a preguntar, a lo que volvió a responder que no.
En caso de que lo hubiera solicitado, si el presidente lo hubiera aceptado éste podría haber salvado la vida, ya que se concede el perdón a aquellos condenados por crímenes de guerra que estén en el corredor de la muerte condenados a ser ahorcados.
Antes de su ejecución, Mir Quasem Alí tendrá una oportunidad para volver a reunirse con su familia.
El alto cargo de Jamaat-e-Islami fue condenado a muerte en 2014 por su presunta responsabilidad en crímenes de guerra, sentencia que fue confirmada por el Tribunal Supremo en marzo de este año.
Alí, actualmente un importante empresario en el sector de los medios de comunicación y comandante de la milicia Al Badr durante el conflicto, es considerado como uno de los principales responsables de financiar a Jamaat-e-Islami.