Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qatar abole desde este martes el controvertido sistema laboral de 'kafala'

El Gobierno de Qatar ha anunciado que este martes entrará en vigor una ley que deroga el sistema de 'kafala', tras las denuncias de organizaciones internacionales por los abusos de los derechos de los trabajadores bajo el mismo.
El Gobierno qatarí ha asegurado que la nueva legislación "introduce nuevas provisiones que regulan la entrada, salida y permisos de residencia de todos los trabajadores de Qatar".
"La ley abole el sistema de 'kafala' y garantiza una mayor flexibilidad, libertad y protección de la fuerza laboral de Qatar, que cuenta con más de 2,1 millones de asalariados", ha argumentado.
En este sentido, el ministro de Desarrollo Administrativo del Trabajo y Asuntos Sociales, Issa bin Saad al Yafali al Nuaimi, ha expresado la "gratitud" del país "a los millones de trabajadores que vinieron para construir la infraestructura del país".
Asimismo, ha recalcado que la nueva ley "es el último paso para mejorar y proteger los derechos de los trabajadores expatriados", según ha informado la agencia estatal qatarí de noticias, QNA.
Al Nuaimi ha asegurado que Doha "da la bienvenida a cualquier comentario o crítica constructiva", añadiendo que "pide a la comunidad internacional que no saque conclusiones definitivas hasta que haya habido tiempo para ver la ley en acción".
El sistema de 'kafala', o patrocinio, da a los contratantes autoridad para retener el visado de sus trabajadores y es necesario su permiso para que viajen a su país o cambien de trabajo.
Bajo la nueva legislación, los expatriados podrán abandonar el país tras informar al contratante, pudiendo apelar en caso de que éste se niegue a darle permiso.
Además, los trabajadores expatriados no necesitarán la autorización de su contratante para cambiar de trabajo, siempre y cuando cumplan con su contrato.
Por último, los contratantes que hayan confiscado los pasaportes de sus empleados podrán ser multados con 25.000 riales qataríes (unos 6.455 euros) por cada uno de ellos.
RESPUESTA DE AMNISTÍA
Sin embargo, Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este lunes que la nueva reforma laboral propuesta por el Gobierno de Qatar no es suficiente y continúa poniendo en riesgo la integridad de miles de inmigrantes que trabajan en el país del Golfo.
Con su nuevo informe 'Nombre nuevo, sistema viejo: la legislación qatarí y el abuso de los trabajadores inmigrantes', AI ha puesto de relieve las deficiencias que existen en la reforma laboral, que supuestamente transformará aspectos clave del sistema de contratos de patrocinio en el país.
La organización ha advertido de que, a pesar de los cambios legislativos, el riesgo de abusos y de trabajo forzoso para los inmigrantes continúa siendo muy alto, incluso para centenares de personas que construyen las infraestructuras de la Copa del Mundo.
"Puede que esta nueva legislación elimine la palabra patrocinio, pero deja el mismo sistema intacto. Es bueno que Qatar haya aceptado que sus leyes estaban alimentando el abuso, pero estos cambios inadecuados siguen dejando a los trabajadores a merced de jefes explotadores", ha asegurado James Lynch, director adjunto del Programa sobre Asuntos Temáticos Globales de AI.
"Los problemas principales que conducen al abuso persisten. En la práctica, los empleadores aún pueden impedir que los trabajadores inmigrantes abandonen el país sin su consentimiento", ha añadido.
El pasado mes de marzo, otro informe de AI reveló que al menos 230 empleados que trabajaban construyendo uno de los estadios para la Copa del Mundo habían sido víctimas de abuso laboral.