Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El emir de Qatar enmienda varias cláusulas de la ley antiterrorista del país

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Zani, ha publicado este jueves un decreto enmendando varias cláusulas de la ley antiterrorista del país, en medio de las críticas a Doha de varios países de la región por su presunto respaldo a grupos terroristas.
El decreto incluye definiciones para los términos 'terrorista', 'acto terrorista', 'entidad terrorista', 'crimen', 'congelación de fondos' y 'financiación del terrorismo', según ha informado la agencia estatal qatarí de noticias, QNA.
El decreto contempla que las personas y entidades acusadas de actividades terroristas tienen derecho a responder de los cargos ante los tribunales, tal y como ha recogido la cadena de televisión local Al Yazira.
La enmienda ha sido aprobada a raíz de un acuerdo bilateral entre Qatar y Estados Unidos para hacer frente a la financiación a grupos terroristas, firmado durante la última visita al país árabe por parte del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson.
La firma del acuerdo tuvo lugar en el marco de la crisis diplomática entre Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU), por un lado, y Qatar, por el otro, al que el 'cuarteto' acusa de financiar al terrorismo.
El miércoles, los países del 'cuarteto' han rebajado sus exigencias a Qatar, dejando las trece peticiones iniciales en seis compromisos generales centrados en la lucha contra el terrorismo y en la no injerencia en los asuntos internos de otros países.
Riad y sus socios habían exigido a Doha un total de trece medidas que incluían el cierre de la cadena panárabe Al Yazira, la clausura de la base militar de Turquía, distanciarse políticamente de Irán y expulsar a Hermanos Musulmanes y otros grupos que han declarado como terroristas.
Además, reclaman a Qatar que cumpla totalmente con el acuerdo, el protocolo y los mecanismos suscritos en 2013 y 2014 en el seno del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo y su plena adhesión al resultado de la cumbre árabe-estadounidense que tuvo lugar el pasado mes de mayo en Riad.
Las tensiones entre Qatar y varios países del Golfo se han deteriorado en las últimas semanas, a raíz de que QNA publicara unas declaraciones del emir en las que criticaba la postura de los países del Golfo contra Irán y hablaba de "tensiones" con Estados Unidos.
Inmediatamente después, QNA denunció haber sufrido un ataque informático y negó la veracidad de la nota publicada, pese a lo cual medios de Arabia Saudí y EAU continuaron informando acerca de las presuntas declaraciones de Al Zani.
Este hecho provocó las críticas de Doha, lo que llevó a varios países --Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahréin-- a bloquear el acceso a diversos medios qataríes, entre ellos Al Yazira.
Este mismo jueves, el Gobierno qatarí ha asegurado que cuenta con pruebas de que el ataque informático se originó en EAU. El anuncio ha sido realizado pocos días después de que fuentes de los servicios de Inteligencia estadounidenses citadas por 'The Washington Post' afirmaran que el Gobierno emiratí habría orquestado el ataque informático.
Estas fuentes indicaron que las pruebas recabadas revelan que altos cargos del Gobierno de EAU discutieron el plan, agregando que se desconoce por el momento si EAU lo llevó a cabo o contrató a otra parte para ejecutarlo.
En respuesta, el embajador emiratí en Estados Unidos, Yusef al Otaiba, afirmó que las informaciones del citado diario son "falsas", recalcando que el país "no tuvo papel alguno en el supuesto 'hackeo' descrito en el artículo".
Las relaciones entre Qatar y otros países del Golfo ya sufrieron un periodo de tensión en 2014 debido al supuesto apoyo de Doha a Hermanos Musulmanes, organización ilegalizada en la mayoría de los países del golfo.
Sin embargo, en dicha ocasión las medidas no fueron tan duras, y sólo implicaron la retirada de los embajadores. En esta ocasión, ha supuesto además la expulsión de ciudadanos del país, así como el cierre de las vías a medios de transporte llegados de Qatar.