Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qatar asegura que cuenta con pruebas de que el ataque informático contra la agencia estatal se originó en EAU

El Gobierno de Qatar ha asegurado este jueves que cuenta con pruebas de que el ataque informático de junio contra la agencia estatal de noticias, QNA, se originó en Emiratos Árabes Unidos (EAU), en medio de la crisis diplomática en la región.
Fuentes del Ministerio del Interior han afirmado que los preparativos para el 'hackeo' comenzaron en abril, agregando que fue tan profesional que tuvo que contar con "recursos estatales", según ha informado la cadena de televisión qatarí Al Yazira.
El director de la División de Tecnología del ministerio, Alí Mohamed al Mohanadi, ha afirmado que el ataque informático tuvo lugar en coordinación con "uno de los estados que participa en el bloqueo".
"Los 'hackers' se hicieron con el control total de la red de QNA, incluyendo las cuentas, páginas y plataformas sociales relacionadas. Esto era para inventar y publicar informaciones falsas atribuidas al emir", ha remachado.
El anuncio ha sido realizado pocos días después de que fuentes de los servicios de Inteligencia estadounidenses citadas por 'The Washington Post' afirmaran que el Gobierno emiratí habría orquestado el ataque informático.
Estas fuentes indicaron que las pruebas recabadas revelan que altos cargos del Gobierno de EAU discutieron el plan, agregando que se desconoce por el momento si EAU lo llevó a cabo o contrató a otra parte para ejecutarlo.
En respuesta, el embajador emiratí en Estados Unidos, Yusef al Otaiba, afirmó que las informaciones del citado diario son "falsas", recalcando que el país "no tuvo papel alguno en el supuesto 'hackeo' descrito en el artículo".
Las informaciones publicadas por 'The Washington Post' llegan después de que correos electrónicos supuestamente 'hackeados' de la cuenta privada del propio Al Otaiba en la que se revela el papel de EAU para influir a Estados Unidos a distanciarse de Qatar en todos los asuntos en disputa.
Las supuestas declaraciones del emir qatarí, retiradas inmediatamente por QNA denunciando un 'hackeo', reconocían a Irán como "un poder islámico" y alababan al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).
Tras ello, las autoridades de Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) prohibieron los medios de Qatar y continuaron informando sobre las citadas declaraciones, lo que provocó las críticas de Doha.
Posteriormente, estos países rompieron sus relaciones con Qatar y declararon un boicot diplomático y comercial, denunciando el presunto apoyo de Qatar a "grupos terroristas" y presentando una serie de trece exigencias que Doha ha tildado de "injustificadas".
El fiscal general de Qatar, Alí bin Fetais al Marri, anunció en junio que Arabia Saudí y sus aliados fueron los responsables del ataque informático contra QNA.
"Qatar tiene pruebas de que ciertos iPhones originarios de países que han impuesto un bloqueo sobre Qatar fueron usados en este ataque informático", dijo Al Marri, sin detallar las naciones implicadas.
Las relaciones entre Qatar y otros países del Golfo ya sufrieron un periodo de tensión en 2014 debido al supuesto apoyo de Doha a Hermanos Musulmanes, organización ilegalizada en la mayoría de los países del golfo.
Sin embargo, en dicha ocasión las medidas no fueron tan duras, y sólo implicaron la retirada de los embajadores. En esta ocasión, ha supuesto además la expulsión de ciudadanos del país, así como el cierre de las vías a medios de transporte llegados de Qatar.