Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Qaeda en la Península Arábiga elogia los ataques a las embajadas de EEUU

El grupo terrorista anima a los musulmanes a seguir con las protestas

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) ha elogiado los ataques perpetrados en los últimos días contra las representaciones estadounidenses en Egipto, Libia y Yemen, entre otros países, y ha instado a los musulmanes a continuar con las protestas violentas contra los locales del país norteamericano.
Según el grupo estadounidense SITE, citado por el diario 'Libya Herald', aunque AQPA no ha reivindicado la autoría de los ataques de la semana pasada, la organización terrorista ha explicado que se trata de una venganza por la muerte de su 'número dos', Abu Yahya al Libi, en el bombardeo perpetrado el pasado 4 de junio por un avión no tripulado ('drone') de Estados Unidos en Pakistán.
Además, ha instado a la comunidad musulmana a continuar con las protestas violentas frente a las representaciones estadounidenses en Oriente Próximo y el Norte de África por la película, 'Inocencia de los musulmanes', de producción estadounidense y egipcia, que hace una parodia del profeta Mahoma, una figura sagrada para el Islam.
Por su parte, Ansar al Sharia, vinculado a AQPA, aclaró el pasado viernes a través de un comunicado que no está implicado en el ataque perpetrado el pasado martes contra el consulado estadounidense en la ciudad de Benghazi, ubicada en el este de Libia, en el que murieron el embajador, Christopher Stevens, dos ex miembros de las fuerzas de élite y un experto informático.
Los rumores sobre la posible implicación de Al Qaeda en los ataques contra las representaciones estadounidenses se han disparado, sin embargo, la embajadora del país norteamericano en Naciones Unidas, Susan Rice, ha apuntado que más bien podrían ser obra de "un abanico de grupos extremistas".
Por su parte, el presidente del Congreso libio, Mohamad Magarief, ha expresado su convicción de que, en el caso del consulado estadounidense en Benghazi, fue "un ataque planeado, ejecutado meticulosamente", en el que no hubo participación de ciudadanos libios, aunque sí de extranjeros.
En la misma línea, el primer ministro egipcio, Hisham Qandil, ha revelado, en una entrevista concedida a la cadena BBC Árabe, que "hay informaciones que confirman que un número de manifestantes fueron pagados" para que asaltaran la embajada estadounidense en El Cairo.
Las protestas comenzaron el pasado martes en la capital egipcia, donde se han repetido casi a diario dejando un muerto y cientos de heridos y detenidos, y se han propagado a Libia y Yemen, también con un ataque a la Embajada estadounidense que se saldó con cuatro muertos y 44 heridos, entre otros países como Túnez, Pakistán y Afganistán.