Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin promulga una "doctrina de seguridad informativa" contra los ataques cibernéticos

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha aprobado a última hora de ayer lunes la nueva doctrina nacional en materia de seguridad informativa en respuesta a recientes intentos de desestabilización y ataques informáticos contra el Gobierno ruso.
El documento, una declaración de intenciones, condena "la presión psicológica e informativa de los servicios secretos de otros países y la discriminación de los medios rusos en el extranjero". Asimismo, y según recoge la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti, se denuncia el creciente número de ataques cibernéticos coordinados contra instalaciones importantes de Rusia.
El pasado viernes el Servicio Federal de Seguridad (FSB) reveló que servicios secretos extranjeros planeaban ciberataques a gran escala para desestabilizar el sistema financiero de Rusia.
Los ciberataques, según la nota del FSB, serían coordinados desde centros que se ubican en Holanda y pertenecen a una empresa ucraniana llamada BlazingFast.
A principios de noviembre pasado, los medios comunicaron que una serie de bancos sufrieron ataques DDos, calificados por Guerman Gref, presidente del mayor banco ruso Sberbank, como "mil veces más potentes" que los sucedidos anteriormente.
"El estado de la seguridad informativa en el ámbito de la seguridad estatal y ciudadana se caracteriza por aumento constante de complejidad, escala y número de los ciberataques coordinados contra infraestructura informativa crítica", dice el documento.
Además, el Gobierno ruso afirma haber detectado un incremento de la actividad de los servicios de Inteligencia de Estados extranjeros y un crecimiento "de la amenaza del uso de las tecnologías de la información con el fin de dañar la soberanía, la integridad territorial, la estabilidad política y social de la Federación de Rusia".