Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin y Trump hablarán a las 18.00 sin más compañía que la del vicepresidente de EEUU

Donald Trump mantendrá este sábado a las 18.00 (hora peninsular española) su primera conversación como presidente de Estados Unidos con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en una llamada donde no habrá más representación rusa y en la que Trump estará acompañado por su vicepresidente, Mike Pence, según ha informado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.
"No se planea (involucrar a otros por parte rusa)", comentó Peskov a la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.
Ayer, Peskov comunicó un un esbozo de las líneas generales por las que se espera que transcurra la conversación. "Putin planea felicitar al presidente Trump por la investidura como líder de Estados Unidos, por supuesto, durante los contactos de este tipo se suelen intercambiar opiniones sobre los principales parámetros del estado actual de las relaciones bilaterales", ha comentado a la prensa, según la agencia Sputnik.
Trump ha reconocido este viernes que es "muy pronto" para hablar de un posible levantamiento de las sanciones a Rusia, mientras que la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha dejado claro que no habrá cambios hasta que no se resuelva el conflicto de Ucrania.
Trump, que durante meses ha alimentado las especulaciones sobre un posible giro en las relaciones con Moscú, ha aclarado en una comparecencia junto a May que es "muy pronto" para anunciar cambios en materia de castigos.
El mandatario norteamericano, no obstante, ha insistido en que quiere tener con "todos los países" una "gran relación" equiparable a la que Estados Unidos tiene actualmente con Reino Unido. En este sentido, ha citado a Rusia y China como ejemplos de posibles acercamientos, para acto seguido matizar que "no hay garantías" al respecto.