Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protestas en el Ayuntamiento de Kensington tras el incendio en la torre de Londres

Los manifestantes han asaltado el Ayuntamiento de Kensington en medio de la creciente ira por la respuesta oficial al incendio mortal de la Torre Grenfell, que mató al menos a 30 personas. Doce personas permanecen en el hospital, y aún decenas de personas están desaparecidas.

Cientos de manifestantes irrumpieron en el edificio gritando "queremos una investigación" y "queremos justicia", y llevando también una lista de demandas en las que exigen que las autoridades cumplan con su deber. Entre las peticiones han exigido unos fondos para dárselos a las personas que han perdido su hogar y pertenencias en el incendio.
Los manifestantes sostenían pancartas y carteles de sus amigos y familiares desaparecidos mientras pedían respuestas, recoge The Telegraph.
El número de muertos confirmados ha aumentado a 30, pero se espera que aumenten significativamente, dijo la policía.
Mientras, Theresa May es criticada por no demostrar "humanidad" durante una visita al lugar del incendio, cuando los servicios de emergencia seguían recolectando los carbonizados restos del bloque del oeste de Londres en busca de cuerpos.
Después de que una serie de políticos hayan sido rechazados por aquellos que exigen respuestas por lo ocurrido, más de 2.700 personas estarán asistiendo a un mitin de Westminster el viernes por la noche para exigir "justicia", aumentando los temores de que se calienten los ánimos más de lo debido.
Familias enteras están entre las que permanecen desaparecidas desde el incendio. En total, más de 70 personas siguen desaparecidas. Se ha confirmado la muerte de treinta personas, pero se teme que la cifra pueda superar los 100. Veinticuatro personas permanecen en el hospital, 12 de ellas en cuidados críticos.
En una declaración el viernes por la tarde, el comandante de la Policía Metropolitana Stuart Cundy dijo que las víctimas incluyeron a una persona que había muerto en el hospital. "No hay nada que sugiera en este momento que el fuego se inició deliberadamente", agregó.
Los equipos se vieron obligados a abandonar el edificio de 24 pisos el jueves por la tarde cuando el fuego se reinició, retrasando más los esfuerzos para llegar a los pisos superiores, donde se cree que muchas víctimas han quedado atrapadas.
La primera ministra ordenó una investigación pública completa sobre el desastre. Pero May ha sido acusada por el ex ministro de gabinete, Michael Portillo, de no demostrar "humanidad" durante su visita a la escena al negarse a reunirse con supervivientes porque quería una "situación controlada" al reunirse con equipos de rescate.
El viernes por la tarde, hizo una visita privada al Hospital de Chelsea y Westminster, que está tratando a ocho supervivientes, pero no respondió preguntas sobre "por qué no había conocido a las víctimas antes".
Tras el incidente, se han planteado preocupaciones particulares sobre el revestimiento en el exterior de los edificios durante varios años, lo que los expertos dijeron que podría haber acelerado el infierno que consumió el bloque en tan sólo 15 minutos.