Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión preventiva para Yon Goicochea, uno de los opositores detenidos antes de "la toma de Caracas"

Yon Goicochea, uno de los opositores detenidos de cara a la "gran toma de Caracas" convocada el pasado jueves por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para exigir el referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro, ha sido imputado y enviado a prisión preventiva.
"Culmina la audiencia de presentación (del caso) de Yon Goicochea. Fue formalmente imputado y permanecerá bajo prisión preventiva", ha anunciado su abogado, Nizar el Fakih, a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.
Goicochea, líder estudiantil y miembro de Voluntad Popular, fue detenido la víspera de la "gran toma de Caracas" por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) acusado de tener material explosivo.
Goicochea, que se dio a conocer por liderar protestas contra el fallecido presidente Hugo Chávez, ganó el Premio Milton Friedman por la Libertad en 2008 por su rol en la organización de una "oposición masiva a la erosión de los Derechos Humanos y civiles en Venezuela".
Según la ONG venezolana Foro Penal, en los días previos a la marcha opositora por Caracas fueron detenidos hasta 25 disidentes, 12 de los cuales ya han sido liberados, si bien los 13 restantes aún siguen bajo custodia policial.
Además, el Gobierno de Maduro ha ordenado en la última semana el traslado a prisión del líder opositor Daniel Ceballos, hasta ahora bajo arresto domiciliario en Caracas, por "fomentar actos de violencia", según denunció su mujer.
La Organización de Estados Americanos (OEA) ha observado un "recrudecimiento de la represión y de las violaciones de Derechos Humanos" que, en su opinión, es un intento de "amedrentar" a la oposición para impedir "la gran toma de Caracas".
Con esta marcha capitalina la MUD pretendía aumentar la presión sobre el Consejo Nacional Electoral (CNE) para que cumpla escrupulosamente los plazos para celebrar el referéndum con el que los venezolanos decidirán si revocan antes de tiempo el mandato presidencial de Maduro.
Si la consulta popular no se convoca antes del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, tal y como pretende la MUD, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.
Más de un millón de personas procedentes de todos los rincones de Venezuela marcharon el 1 de septiembre por Caracas para exigir que el referéndum revocatorio se celebre a tiempo. La manifestación transcurrió con normalidad pero al final estallaron enfrentamientos entre un grupo de encapuchados y las fuerzas de seguridad.