Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan: "Las manifestaciones quieren sabotear el proceso de paz con PKK"

Erdogan: "Las manifestaciones quieren sabotear el proceso de paz con PKK"Informativos Telecinco

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado que las manifestaciones antigubernamentales de las últimas semanas son un intento de sabotear la resolución al problema kurdo, en el marco del proceso de paz entre el Gobierno y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"Ya hemos dicho que habría intentos de sabotaje al proceso de paz, y los últimos eventos están destinados a ello. No nos plegaremos", ha indicado durante un discurso en la localidad de Kayseri, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Así, Erdogan ha acusado a los manifestantes de ser "marionetas" de los que están "molestos" por el estado de paz que atraviesa el país.
"Desde hace meses no se ha escuchado una palabra sobre atentados terroristas en Turquía. Tampoco de enfrentamientos o mártires. La gente vuelve a sus ciudades desiertas y merienda en las montañas Cudi. Los manifestantes están molestos por esta gran fraternidad", ha valorado.
Por último, ha indicado que ha ordenado al ministro del Interior, Muamer Guler, que evacue la plaza Taksim en el plazo de 24 horas. "Hemos esperado 17 días. El parque Gezi no pertenece a un grupo ocupante, sino a todo el público. No se puede ocupar parques, va contra la ley", ha remachado.
Las protestas comenzaron en Estambul a raíz del anuncio de la tala de árboles centenarios de la plaza Taksim para la construcción de un centro comercial, pero la violenta represión policial contra los manifestantes provocó una movilización aún mayor, que se extendió a otras ciudades del país, para denunciar lo que consideran autoritarismo del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.
Erdogan, que se ha enfrentado a las mayores movilizaciones en su contra en sus diez años de poder, declaró el pasado domingo ante cientos de miles de partidarios reunidos en Estambul que las protestas habían sido manipuladas por "terroristas".
Los críticos acusan al Gobierno que lidera Erdogan de ser el causante de los problemas que sufre estos días el país por haber arremetido contra los manifestantes en los primeros días de movilizaciones y por haber intentado vincularlos con el terrorismo.
La Policía empleó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes, lo que provocó que las protestas derivaran en enfrentamientos y, posteriormente, se extendieran a otras ciudades.
Proceso de paz
Este mismo viernes, el Ejército turco ha anunciado que uno de sus helicópteros fue atacado por milicianos del PKK durante la jornada del jueves en una zona montañosa de la provincia de Hakkari (sureste).
El incidente ha tenido lugar en el marco de la retirada de los miembros del PKK del territorio turco, que forma parte del proceso de paz abierto entre el grupo y el Gobierno para poner fin a un conflicto armado que ha causado alrededor de 40.000 muertos en los últimos treinta años.
 La retirada había sido anunciada el pasado 21 de marzo por el líder de la guerrilla, Abdulá Ocalan, desde la prisión turca en que cumple cadena perpetua desde 1999. El deseo de Ocalan es que la retirada concluya a finales de junio.
La semana pasada, el vicepresidente del Partido Paz y Democracia (BDP), Selahattin Demirtas, afirmó que la primera fase de la retirada de los miembros del PKK del territorio turco ha llegado a su fin y anunció el inicio de la segunda etapa.
Asimismo, destacó que en esta segunda fase es necesaria la introducción de un mayor nivel de democracia en el país, por lo que resaltó que "es momento de que el Gobierno actúe".
Esta misma semana, el comandante del PKK en el norte de Irak, Murat Karayilan, acusó al Gobierno de Erdogan de intentar "sabotear" el proceso de paz y advirtió de que el Ejecutivo "se está preparando para la guerra" y "creando serios problemas".
"Para lograr avanzar en el proceso de resolución democrática, el PKK ha cumplido sus obligaciones y seguiremos haciéndolo, pero el Estado y el Gobierno también tienen responsabilidades y en los últimos tres meses no han hecho nada", denunció.