Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Gambia dice que degollará a los homosexuales de su país

Yahya JaméReuters

El presidente de Gambia, Yahya Jamé, ha dicho en un discurso público que "cortará el cuello" a los homosexuales que vivan en el país y ha advertido de que nadie podrá hacer nada para detenerlo, reiterando así una postura homófoba a la que no está dispuesto a renunciar pese a las críticas de los "blancos".

"Si eres un hombre que quiere casarse con otro hombre en este país y te encuentro, te cortaré el cuello y nadie te verá otra vez; y ninguna persona blanca podrá detenerme", ha coreado en lenguaje wolof ante una multitud en la ciudad de Farafeni, después de una semana de charlas sobre agricultura por todo el país, según ha recogido el portal Vice News.
El presidente Jamé, que llegó al poder tras un golpe de Estado hace ya 21 años, ha intentado sofocar la disidencia en el país y se ha enfrentado a las crecientes críticas de la comunidad internacional, que denuncia violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos. Estados Unidos y la Unión Europea han alertado en varias ocasiones de los abusos en la pequeña nación de África Occidental durante el último año.
"Estamos preocupados por las continuos informaciones sobre desapariciones forzosas y detenciones arbitrarias, que incluyen a periodistas, defensores de Derechos Humanos y funcionarios públicos, además de la persecución a miembros de la comunidad homosexual", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Bernadette Meehan, a través de un comunicado en diciembre.
En los últimos años, Jamé ha llevado a cabo numerosas reorganizaciones en el Ejército y entre la administración civil, unos ajustes que han impedido ascensos y que los militares acumulasen demasiado poder en sus manos pero que, al mismo tiempo, han aumentado la inestabilidad y el descontento entre las filas del Ejército.