Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Poroshenko acusa a Rusia de coordinar, financiar y patrocinar a los grupos terroristas en el este de Ucrania

Advierte de que hay que impedir un nuevo "genocidio" contra los tártaros en Crimea y pide un tribunal internacional sobre el MH17
El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha asegurado que Rusia tiene a 38.000 combatientes desplegados en el este del territorio ucraniano, entre "fuerzas militares ilegales y mercenarios", al tiempo que ha acusado a las autoridades del Kremlin de estar "coordinando, patrocinando y financiando" a los "grupos terroristas" que operan en esa zona.
En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Poroshenko ha dicho que, desde 2014, "el componente terrorista" de la "guerra híbrida no declarada" contra Ucrania se ha convertido "una rutina diaria" en las provincias de Donetsk y Lugansk, "con pruebas de la implicación rusa en la coordinación, el patrocinio y la financiación de los grupos terroristas".
Según sus estimaciones, hay unos "38.000" efectivos de "fuerzas militares ilegales" en el este de Ucrania, con "mercenarios de y armados por Rusia, enviados a diario desde la frontera". Tras recordar que Rusia insiste en que no tiene que ver con estas actividades y que no tiene fuerzas destacadas en territorio ucraniano, Poroshenko ha recalcado que sí que hay fuerzas rusas en su país. "Están ahí", ha afirmado.
El presidente de Ucrania ha señalado que, en el "tercer año de agresión" contra su país, el balance ha ascendido a 10.000 muertos y "cientos" de personas "ilegalmente detenidas". "La Federación de Rusia ha apoyado a formaciones armadas ilegales en el Donbás y ha tomado a niños como rehenes", ha añadido.
En este sentido, ha emplazado a UNICEF a impedir los abusos que sufren los niños en el este de Ucrania y ha subrayado la voluntad de su país para avanzar en la aplicación del acuerdo de Minsk y el plan de paz acordado en septiembre de 2014.
Poroshenko ha reclamado a Rusia que libere a las personas que tiene "cautivas" y "retire las armas" de las unidades "regulares e irregulares" que tiene en Ucrania y que ponga fin a las políticas "represivas" que desarrolla en la península de Crimea desde su anexión unilateral.
En este sentido, ha instado al Kremlin a permitir el acceso de los grupos defensores de Derechos Humanos a Crimea y al este de Ucrania y ha advertido de la necesidad de impedir una "repetición" del genocidio de los tártaros de Crimea.
Poroshenko ha argumentado que Rusia ha utilizado Crimea para "proteger su política de agresión en Ucrania y en Siria", "donde dichas políticas han ido de la mano con crímenes de guerra y contra la humanidad".
El presidente de Ucrania ha hecho un llamamiento para que se ponga en marcha la creación de un tribunal internacional para investigar el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines en julio de 2014 en el este de Ucrania, con el objetivo de llevar "a los responsables ante la justicia".
Poroshenko ha iniciado su discurso ante la Asamblea General de la ONU esta miércoles con duras críticas a Rusia por su implicación en el conflicto en el este de Ucrania y ha asegurado que "nunca antes desde el final de la Guerra Fría" las "normas internacionales" habían sido "desafiadas" como ahora lo hacen las autoridades del Kremlin.
"Nunca antes un miembro del Consejo de Seguridad ha sido un claro violador de la Carta de Naciones Unidas y un instigador y participante en un conflicto en el que también es mediador", ha argumentado. "Esta es realmente la mayor amenaza que afronta la humanidad", ha apostillado. "Nuestro futuro depende de cómo gestionamos esto para superarlo", ha subrayado.
En cuanto a la amenaza nuclear de Corea del Norte, ha hecho hincapié en que el mundo no debe caer en otra nueva "carrera armamentística nuclear" y ha emplazado al próximo secretario general de Naciones Unidas a hacer todo lo que esté en su mano para controlar este tema.