Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía israelí detiene al gran muftí de Jerusalén

La Policía israelí ha detenido al gran muftí de Jerusalén, la máxima autoridad musulmana de la ciudad, cuando intentaba acceder a la Explanada de las Mezquitas, ahora mismo cerrada completamente al paso tras el atentado de este viernes por la mañana en el que han fallecido dos policías israelíes a manos de tres asaltantes árabe-israelíes, que han sido abatidos por los agentes.
El gran muftí, la máxima autoridad musulmana de la ciudad, había expresado previamente su indignación por el cierre de seguridad de la Explanada de las Mezquitas y se ha dirigido acompañado de su séquito al acceso, donde ha mantenido un tenso encuentro con los guardias israelíes.
Tanto el gran muftí como su predecesor, Ekrima Sa'id Sabri, han sido posteriormente detenidos para ser interrogados en relacion al ataque, según ha confirmado la Policía israelí al diario 'Yedioth Aharonoth'.
El religioso había acusado previamente a Israel de haber perpetrado, con la decisión de cerrar el recinto, "una agresión contra Jerusalén y la mezquita de Al Aqsa (el nombre árabe de la ciudad)". "Consideramos inaceptable el cierre del monte y nos da igual qué excusa quieran argumentar", había señalado previamente en declaraciones recogidas por el 'Jerusalem Post'.
Jordania, como país de origen del fondo musulmán que gestiona la mezquita, ha iniciado conversaciones de emergencia con el Gobierno israelí para reabrir el acceso al monte. Sin embargo, un importante número de fieles, según imágenes del Centro Palestino de Información, han tenido que orar en el suelo de la calle Saladino, próxima al lugar.