Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía israelí comienza a interrogar a Netanyahu por un caso de corrupción

La Policía ha comenzado este lunes a interrogar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en su residencia oficial en Jerusalén, con motivo de una de las dos investigaciones penales que la Fiscalía ha abierto en su contra por recibir supuestamente regalos de empresarios israelíes y extranjeros, según han informado medios israelíes.
El fiscal general israelí, Avihai Mandelblit, ordenó abrir el pasado viernes una investigación penal contra Netanyahu por dos asuntos, de acuerdo con la televisión israelí Channel 10, que no dio detalles sobre la naturaleza de estos casos.
Los medios de comunicación hebreos han indicado que una de las pesquisas contra Netanyahu obedece a los regalos que éste y su familia habrían recibido de importantes hombres de negocios, incumpliendo así sus obligaciones como cargo público.
Durante el fin de semana, el presidente del Congreso Mundial Judío, Ronald Lauder, confesó a la Policía que ha hecho valiosos regalos a Netanyahu y su hijo Yair. Al parecer, este testimonio habría precipitado el interrogatorio del jefe de Gobierno.
Numerosos fotógrafos y cámaras se habían apostado frente a la residencia de Netanyahu para capturar su posible salida hacia el interrogatorio. La casa ha amanecido completamente cerrada para evitar cualquier imagen de este tipo, según 'The Jerusalem Post'.
Al final, han sido los propios investigadores de la Policía los que se han trasladado este lunes a la residencia oficial para evitar causar revuelo mediático. Se estima que el interrogatorio durará varias horas.
De acuerdo con el diario israelí Haaretz, la primera de las dos investigaciones abiertas por la Fiscalía está relacionada con los "centenares de regalos" valorados en miles de dólares que el mandatario ha recibido de empresarios extranjeros e israelíes.
La otra investigación estaría relacionada con un contrato firmado por el Gobierno israelí y ThyssenKrupp para la construcción de tres submarinos militares porque el abogado de Netanyahu, David Shimron, representa también al agente local de la naviera alemana.
"Se ha demostrado que las recientes acusaciones son infundadas", dijo la semana pasada Netanyahu a través de un comunicado. "Lo decimos otra vez, como lo hemos dicho siempre. No saldrá nada de esto porque no hay nada que encontrar", sostuvo.
La oposición israelí ha deslizado ya la idea de convocar elecciones anticipadas si las investigaciones contra el primer ministro progresan. Netanyahu lo ha descartado. "Les pido que se calmen", dijo tras la reunión del Consejo de Ministros del domingo.
No es la primera vez que Netanyahu, de 67 años, se ve envuelto en un escándalo por corrupción. En la actualidad se encuentra en su cuarto mandato como primer ministro.