Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía de Charlotte asegura haber encontrado un arma con las huellas de Scott

ScottInfor
El departamento de Policía de Charlotte-Mecklenberg habría recuperado en el lugar de la muerte de Keith Lamont Scott un arma del que se habrían extraído huellas que corresponden al afroamericano abatido, según ha informado la estadounidense CNN.
Una fuente cercana a la investigación ha informado a la cadena estadounidense de que la Policía ha recuperado un arma, de la que se han extraído huellas dactilares, sangre y ADN que coincide con los de Scott. Esta misma fuente sostiene que la sangre, probablemente, cayó sobre el arma después de que el hombre fuera abatido.
La ciudad de Charlotte, en el estado de Carolina del Norte, se encuentra en estado de emergencia desde la muerte de Scott, que generó numerosas protestas por la violencia policial, especialmente hacia la comunidad afroamericana.
Según declaraciones recogidas por The New York Times, el jefe del Departamento de Policía de Charlotte, Kerr Putney, indicó este mismo jueves que no se harán públicas las imágenes grabadas de la muerte de Scott por respeto a la integridad de la investigación, si bien reconoció que en las imágenes no se ofrecen "pruebas visuales definitivas y absolutas" de que Scott llevara un arma.
"Si se tiene en cuenta la totalidad del resto de pruebas, apoyan la versión que hemos dado sobre las circunstancias de lo que ocurrió y que conllevó a la muerte del señor Scott", indicó entonces Putney en rueda de prensa.
El jefe de la Policía se refiere, con estos términos, a la versión de que Scott se bajó del coche y cuando los agentes se acercaron a él, éste portaba un arma, por lo que uno de los agentes disparó contra él. No obstante, miembros de la familia del fallecido indican que no iba armado.
Tras la muerte de Scott, decenas de personas salieron a manifestarse para denunciar la actuación policial y se registraron enfrentamientos con los agentes de la Policía desplegados en el lugar en el que fue abatido a tiros.