Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica en Ghana después de que Mahama no haya abandonado su residencia oficial

Las autoridades de Ghana han negado al expresidente John Mahama el permiso para permanecer en la residencia que ocupó mientras estaba en el cargo, después de que no la abandonara el sábado, tras el fin de su mandato.
Mahama ha argumentado que alcanzó un acuerdo con el nuevo presidente, Nana Akufo-Addo, para permanecer en la vivienda, si bien esto ha sido negado este martes por Yaw Osafo Mafo, miembro del equipo del mandatario.
"No hemos aprobado esta petición, y me gustaría repetir que hemos recibido dos peticiones, una sobre la vivienda en la que reside y otra sobre otra propiedad que utiliza como oficina", ha dicho.
Asimismo, ha manifestado que el equipo legal de transición "está a la espera de recibir los informes" sobre la situación, según el diario local 'Daily Guide'.
La decisión de Mahama ha provocado una importante controversia en el país, ya que su residencia es la del vicepresidente, por lo que Mahamadu Bawumia, quien asumió recientemente el cargo, no ha podido entrar en ella.
Sin embargo, la oficina de Mahama ha argumentado que Bawumia puede alojarse en otro edificio, la Casa de Australia, donde vivía el hasta ahora vicepresidente Kwesi Bekoe Amissah-Arthur.
En este sentido, ha recalcado que "las afirmaciones de que Bawumia se ha quedado sin ningún sitio en el que residir son dañinas y tienen la intención deliberada de avergonzar a Mahama".
"Una residencia oficial y permanente para el vicepresidente está siendo construida, y Bawumia se trasladará a ella una vez que esté terminada", ha remachado en su comunicado.
El Parlamento del país africano aprobó en octubre una ley para que los ministros y miembros del Gobierno saliente abandonaran las propiedades estatales en un máximo de tres meses, si bien no es aplicable a Mahama ni sus vicepresidentes.