Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le Pen deja la presidencia del Frente Nacional para desmarcarse de las etiquetas y ganar más votos

Marine Le Pen ha abandonado temporalmente la persidencia del radical Frente Nacional para intentar acaparar el voto moderado entre los muchos indecisos. Prácticamente todos los apoyos, desde dentro y desde fuera del país son para el centrista Enmanuel Macron, que ya se perfila como futuro inquilino del Elíseo tras ganar en la primera vuelta de las presidenciales. La líder ultraderechista no quiere dejar cabos sueltos y dice abandonar la presidencia del partido fundado por su padre para estar por "encima de las cuestiones partidistas". Para los expertos, sin embargo, se trata de un movimiento estratégico para atraer el voto de los electores que eligieron la Francia insumisa, liderada por Mélenchon.

Para Marine Le pen, pasar a la segunda vuelta es ya una victoria. Nunca antes el Frente Nacional había obtenido tanto apoyo. Más del 21 % de los votos, sobre todo en ciudades pequeñas y en el campo, En su tuiter ha dicho que ahora por fin tendrá lugar el gran debate. Estamos dice Le Pen ante una oportunidad histórica.

Quizás por eso los perdedores piden ya el voto para Macron. Están todos con él tanto la derecha republicana de Fillón que deja la politica, como los socialistas de Hamon. Estos últimos pasan de gobernar el país a la debacle, con apenas un 6 por ciento de los votos. Hasta el presidente Hollande pide el voto para Macron. El único que no, el izquierdista Melenchon que pide antes una consulta con las bases.