Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Partidarios y detractores de Netanyahu se encaran por la investigación de corrupción al primer ministro

Unas 800 personas se han manifestado este sábado en la ciudad israelí de Petah Tikva para pedir que se avance en la investigación al primer ministro, Benjamin Netanyahu, en una protesta que se ha encontrado con una contramanifestación de aproximadamente un centenar de simpatizantes del Likud, el partido del jefe del Gobierno hebreo.
Los detractores del primer ministro llevan seis meses concentrándose frente a la residencia del fiscal general de Israel, Aluf Avichai Mandelblit, para protestar contra la lentitud de la investigación por delitos de corrupción y fraude contra Netanyahu. Llevan consignas como "A Bibi (Netanyahu) le importa una mierda la ley" o "Mandelblit, impide a la familia de Netanyahu que abandone el país".
En esta ocasión, se han encontrado con una contramanifestación de unos 100 partidarios del Likud, a favor del primer ministro que blandían lemas como "Amar a Netanyahu, proteger la democracia" o "El pueblo elegido", con banderas de Israel, y defendieron que el primer ministro es inocente hasta que se demuestre lo contrario. No se han reportado incidentes violentos.
Entre los asistentes a la protesta contra Netanyahu se encontraba el exjefe de seguridad de la residencia del primer ministro, Meni Naftali, que demandó con éxito a Netanyahu y a su esposa por el trato que recibió bajo su empleo, y la activista isrealí Daphni Leef.
Netanyahu figura como sospechoso de sobornos, fraude y abuso de confianza. La ley israelí no obliga a Netanyahu a dimitir en el que caso de que sea finalmente imputado. La opacidad y lentitud con la que se desarrollan las investigaciones han contribuido a sembrar la duda sobre el primer ministro, a pesar de que desde su entorno hablan de caza de brujas.
El pasado viernes, el exjefe de personal de Netanyahu, Ari Harow, firmó un acuerdo en favor de los testigos que proporcionen a la Policía información potencialmente incriminatoria contra el primer ministro.