Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento surcoreano investiga a Park por su supuesta pasividad ante el hundimiento del 'Sewol'

La Asamblea Nacional de Corea del Sur ha iniciado la tercera ronda de audiencias sobre el escándalo de corrupción que ha llevado a la destitución de la presidenta del país, Park Geun Hye, que ahora se centrará en la supuesta pasividad que mantuvo la mandataria ante el hundimiento del ferry 'Sewol', que acabó con la vida de más de 300 personas el 16 de abril de 2014, según ha informado la agencia de noticias surcoreana Yonhpap.
La nueva ronda incluirá las comparecencias de trece altos cargos ante la comisión especial, incluidos varios ex asesores y expertos médicos, para responder por las acusaciones de que Park incumplió sus obligaciones durante las conocidas como "siete horas perdidas".
La Presidencia de Corea del Sur argumenta que Park estuvo informada sobre el naufragio recibiendo comunicaciones por escrito pero no ha podido aclarar todavía qué estaba haciendo la mandataria. Durante esas siete horas en las que se desconoce qué hacía Park, se ha especulado con la posibilidad de que estuviera recibiendo tratamiento médico o que estuviera en una sesión de peluquería.
Park fue destituida como presidenta del país la semana pasada, en el marco de un proceso de juicio político, por el escándalo de corrupción relacionado con una confidente que ejercía presiones políticas desde la Presidencia a pesar de no tener cargo político y que medró para hacerse con millones de dólares en comisiones.
En el juicio político celebrado en la Asamblea Nacional y que ha llevado a su destitución, uno de los motivos esgrimidos por los parlamentarios es que Park no cumplió su deber constitucional de proteger las vidas de los surcoreanos.
Entre los testigos que van a comparecer en la última sesión figuran Kim Young Jae y Cha Kwang Yul, que dirigen hospitales que recibieron varias visitas de Choi Soon Sil, la confidente de la presidenta surcoreana y el origen del escándalo de corrupción.
Sin embargo, hay tres responsables que se han negado, por motivos personales, a acudir a la comisión parlamentaria que analiza la actuación de Park.
La Comisión Especial parlamentaria también realizará una investigación sobre la Oficina de Seguridad Presidencial, una indagación que ha rechazado el propio organismo, argumentando que se podría llegar a filtrar información confidencial.