Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento de Japón inicia este jueves la votación de ley para regular la abdicación del emperador Akihito

El portavoz del Gobierno de Japón, Yoshihide Suga, ha pedido este jueves que la aprobación de la ley para regular la abdicación del emperador Akihito se haga de forma rápida, de cara a las sesiones del Parlamento --Dieta-- que se desarrollarán este jueves y viernes.
La legislación ya fue aprobada por el consejo de ministros el pasado mes de mayo, pasando así a la asamblea nipona. Este jueves ha comenzado la deliberación en la Cámara Baja, en la que participan los siete partidos políticos que tienen representación en la misma, según ha recogido la cadena NHK.
El comité responsable de la deliberación en la cámara baja se espera que apruebe la legislación este mismo jueves, para pasar posteriormente a la cámara alta, que celebra su sesión plenaria el viernes.
Suga ha subrayado que el pueblo nipón comprende las preocupaciones del emperador acerca de su avanzada edad, que podrían dificultarle continuar con su labor y ha pedido que se apruebe lo más rápido posible.
El Gobierno ya elaboró el proyecto de ley el año pasado después de que Akihito, de 83 años, anunciara su intención de abdicar y ceder el trono a su hijo mayor, el príncipe Naruhito, a causa de sus cada vez más constantes problemas de salud.
La legislación estipula que el emperador abdica el día que la misma entra en vigor, y que también de forma inmediata, el príncipe heredero asume su cargo. También prevé que tanto Naruhito como el príncipe Akishino, primero en la línea de sucesión, no podrán abandonar la familia imperial.
La norma establece que la abdicación tiene que tener lugar en los tres años siguientes a la promulgación de la misma y la fecha para ello la establecerá el Gobierno. Asimismo, Akihito obtendrá un título imperial tras su abdicación.