Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Xi traslada a Park la oposición de China al despliegue del sistema THAAD en Corea del Sur

El presidente de China, Xi Jinping, ha trasladado este lunes a su homóloga surcoreana, Park Geun Hye, la oposición del gigante asiático al despliegue en el país del sistema antimisiles THAAD por parte de Estados Unidos.
"Una mala gestión de este asunto no es positiva para la estabilidad estratégica de la región, y podría intensificar las disputas", ha dicho, tras una reunión en el marco de la reunión del G-20 en el país.
Asimismo, ha reiterado el compromiso de China con la desnuclearización de la península coreana y con el impulso de un proceso de diálogo para solucionar todos los temas pendientes, según ha informado la agencia china de noticias Xinhua.
En este sentido, Xi ha abogado por relanzar las conversaciones a seis bandas, argumentando que las mismas "hacen frente a los síntomas y a la raíz y permitirían una paz a largo plazo en la península".
Por su parte, Park ha recordado las últimas pruebas nucleares y balísticas de Pyongyang y ha destacado que las "continuadas provocaciones" de Corea del Norte suponen un desafío a las relaciones entre Corea del Sur y China.
"Espero que a través de una comunicación seria, nuestros países puedan convertir este desafío en una oportunidad para fortalecer aún más y mejorar nuestra relación bilateral", ha dicho, tal y como ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
La propia Park defendió el viernes que el plan de despegar el THAAD es una medida "inevitable de autodenfesa" para contrarrestar la amenaza nuclear de Corea del Norte.
Así, dijo que si la amenaza de una escalada miliar en Pyongyang desapareciera, la necesidad de desplegar este sistema "naturalmente" desaparecería también.
"No hay ninguna razón, ni beneficio práctico, para que el sistema alcance a algún tercer país", indicó, destacando que "el Gobierno surcoreano no tiene ninguna intención ni plan en ese sentido".
Las medidas punitivas impuestas por el Consejo de Seguridad contra Corea del Norte prohíben expresamente a la nación asiática hacer pruebas nucleares y lanzar misiles, así como continuar desarrollando ambas industrias, si bien Pyongyang ha seguido haciéndolo.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.