Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía mata a un hombre armado que intentaba entrar en una comisaría en París

Un hombre ha sido abatido en las puertas de la comisaría de Policía de la calle Goutte D'Or, en el distrito XVIII de París, después de que haya intentado entrar en el recinto armado con un cuchillo y al grito de "Alá es el más grande", según informa los medios franceses. Además, tenía un teléfono móvil y una hoja de papel con la bandera del grupo terrorista Estado Islámico y con una reivindicación, según ha informado la Fiscalía de París. La reivindicación, según la cadena de televisión BFM, estaba escrita a mano y en árabe.

Aunque en un principio se dijo que llevaba “un dispositivo que podría ser un cinturón de explosivos”, según dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, el supuesto chaleco con explosivos ha resultado ser falso, según informan los medios locales.
Además, según la cadena France Info, el arma que portaba no era un cuchillo sino un hacha y por el momento no se tiene información sobre su identidad, ya que no portaba ningún documento consigo en el momento del ataque.

"Según nuestros colegas, quería inmolarse", ha relatado a Reuters un responsable del sindicato Policía Alternativa. "Gritó 'Allahu Akbar' y tenía cables que sobresalían de sus ropas. Por eso, el oficial de Policía abrió fuego", ha precisado.

La periodista Anna Polonyi, que ha podido ver el cuerpo del asaltante yaciendo en el suelo desde la ventana de su piso, ha colgado fotos en las redes sociales en las que se ve lo que parece un robot de los artificieros.

En declaraciones a Reuters ha contado que su hermana, que estaba con ella, ha podido ver todo el incidente. Según ha dicho, la Policía gritó al hombre y entonces éste comenzó a correr hacia ellos antes de que le dispararan.

Los hechos se han producido frente a la comisaría de la calle Goutte D'Or, en el distrito XVIII de París, una de las zonas en las que el grupo terrorista Estado Islámico dijo que iba a haber un atentado cuando se produjeron los ataques del 13 de noviembre en la capital francesa.