Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa casa a veinte parejas en El Vaticano

Hay que remontarse a hace catorce años para ver a un Papa celebrar una boda, el último en hacerlo fue Juan Pablo II. Pero hoy Francisco ha roto moldes, porque algunas de las parejas conviven y tienen hijos fuera del matrimonio. Un gesto muy significativo en un asunto que preocupa mucho al Pontífice, interesado en sentar las bases de una familia moderna cercana a la Iglesia. Permiso, agradecimiento y perdón son para el Papa las claves del matrimonio. "Nunca acabéis el día sin hacer las paces", les aconseja. Dice que se construye como una casa, porque "no es una ficción". Y no basta que dure para siempre si no tiene calidad. Reflexiones de un Pontífice abierto que no juzga la homosexualidad y que invita a las madres a dar de comer a sus bebés en público si lloran porque tienen hambre. Son los gestos interminables de un Papa que en octubre presidirá el Sínodo de la familia. Sobre la mesa, temas espinosos como la comunión a los divorciados que se hayan vuelto a casar.