Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide a los cardenales que no se aíslen "en una casta"

El Papa pide a los cardenales que no se aíslen "en una casta" y que acojan a los marginados sin condenasReuters

El Papa ha pedido a los 20 nuevos cardenales, entre los que está el arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, que no se aíslen "en una casta" y que acojan a los marginados sin condenas.

Para Francisco, los que no están con los excluidos se aíslan "en una casta que nada tiene de auténticamente eclesial" y, por ello, ha pedido a los purpurados que actúen con decisión ante las injusticias y que no se queden "mirando de forma pasiva el sufrimiento del mundo".
El Pontífice ha pedido a los nuevos miembros de Colegio Cardenalicio que no busquen en su cargo "los resultados del éxito mundano", al tiempo que les ha recordado que la credibilidad de la Iglesia se basa en acoger a los marginados con misericordia.
"En realidad, sobre el evangelio de los marginados se juega, se descubre y se revela nuestra credibilidad", ha exclamado Francisco durante la homilía de esta mañana en la basílica de San Pedro.
DISPONIBILIDAD TOTAL PARA SERVIR
Así, ha invitado a los nuevos cardenales a no adoptar la lógica de los doctores de la ley que tienen "miedo de asumir el sufrimiento de los demás" y se alejan "del peligro", sino "la lógica de Dios que, con su misericordia, abraza y acoge reintegrando y transfigurando el mal en bien, la condena en salvación y la exclusión en anuncio". "La disponibilidad total para servir a los demás es nuestro signo distintivo, es nuestro único título de honor", ha recalcado.
Durante su homilía en la basílica de San Pedro, Francisco ha pedido al Colegio Cardenalicio que se aleje de la mentalidad "auto-limitada por los prejuicios" y que salga de su "propio recinto para ir a buscar a los lejanos en las "periferias" de la existencia".
"Esto no quiere decir menospreciar los peligros o hacer entrar los lobos en el rebaño, sino acoger al hijo pródigo arrepentido; sanar con determinación y valor las heridas del pecado", ha explicado. Por ello, ha pedido a los purpurados que tengan una caridad "verdadera" que siempre es "inmerecida, incondicional y gratuita".
CARIDAD CREATIVA
"La caridad es creativa en la búsqueda del lenguaje adecuado para comunicar con aquellos que son considerados incurables y, por lo tanto, intocables", ha especificado.
El Papa ha reconocido que la historia de la Iglesia se ha movido entre las lógicas de "marginar y reintegrar" pero ha recordado que su verdadera misión es la de "no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden con corazón sincero".