Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa carga contra los corruptos, que asemeja al "anticristo"

El Papa Francisco ha advertido durante la Misa de este lunes en la Casa Santa Marta de "los corruptos" que, según el apóstol Juan son "el anticristo" y que "hacen mucho mal a la Iglesia porque son adoradores de sí mismos".

"Así como los corruptos hacen tanto mal a la Iglesia, los santos hacen tanto bien. De los corruptos, el apóstol Juan decía que son el anticristo, que están en medio de nosotros pero no son de los nuestros. De los santos, la Palabra de Dios habla como de la luz", ha remarcado.
En la misa, concelebrada por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, y en la que participaron algunos colaboradores de este dicasterio, el Pontífice ha reflexionado sobre la parábola evangélica de los labradores malvados para detenerse en tres modelos de cristianos en la Iglesia: los pecadores, los corruptos y los santos.
Concretamente, se ha detenido en los corruptos para señalar que incluso en las comunidades cristianas este tipo de personas piensan sólo "en ellos". Así, ha hecho una comparación con Judas que comenzó como "pecador avaro y terminó en la corrupción".
Acerca de los pecadores, el Papa ha indicado que "no es necesario hablar mucho, porque todos" son pecadores y ha añadido que si alguno no se siente así, debe visitar "al médico espiritual" porque "hay algo que no funciona".
Por otro lado, el Pontífice ha destacado otra figura de la parábola: los que quieren "apoderarse de la viña y han perdido la relación con el patrón de la viña", un patrón que, según ha precisado, llama "con amor" y "da la libertad".
El Papa también ha recordado el 50 aniversario de la muerte de Juan XXIII, "modelo de santidad", y ha destacado que los santos "obedecen al Señor, lo adoran y no olvidan el amor con el cual el Señor hizo su viña". Por ello, ha pedido la gracia de los santos para "no convertirse en corruptos: pecadores sí, corruptos no".