Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa acorta su visita a la provincia de Leyte por el mal tiempo

El Papa acorta su visita a la provincia de Leyte por el mal tiempoReuters

El Papa Francisco ha tenido que acortar su visita a la provincia de Leyte, una de las más afectadas por el paso del tifón 'Haiyán' y donde se ha reunido con algunos de sus supervivientes, debido al mal tiempo, por lo que regresará a Manila antes de lo previsto.

"La previsión del tiempo dice que va a empeorar mucho. Así que me disculpo ante todos. Estoy triste por esto, verdaderamente entristecido", ha afirmado el Pontífice con un chubasquero amarillo ante la multitud que ha acudido a verle a la catedral de Palo.
Cientos de miles de personas, muchas de ellas procedentes de otras ciudades y provincias del país, se han agolpado en las calles desde el aeropuerto hasta Palo, una de las zonas más afectadas por el peor desastre natural del país.
El objetivo del Pontífice durante esta jornada era reunirse con supervivientes del tifón 'Haiyán' en dos de las ciudades más afectadas, Tacoblan y Palo, aunque finalmente su viaje ha tenido que ser acortado debido a la lluvia y los fuertes vientos.
Sin embargo, el Papa ha tenido tiempo de dedicar unas palabras a la multitud, ante la que ha asegurado que supo que "tenía que estar" junto a las víctimas del tifón cuando vio imágenes de lo sucedido desde Roma. Fue en esos días cuando decidí venir", ha asegurado.
"Estoy aquí para estar con vosotros. Quizás un poco tarde, debo decirlo, pero estoy aquí", ha reconocido el Pontífice ante miles de personas que también se han protegido con chubasqueros de la intensa lluvia y viento que azota la ciudad costera de Tacoblan.
"Muchos de vosotros habéis perdido todo. No sé que deciros pero el Señor sabe qué deciros", ha exclamado el Papa, que ha pedido a los asistentes guardar unos momentos de silencio en recuerdo a las víctimas y ha agradecido a todos aquellos que ayudaron a los supervivientes durante la tragedia.