Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Preso palestino: "Este hospital es como una cárcel de la Alemania nazi“

Adiós a Abu HamdiyeReuters

La muerte de un preso árabe en Israel ha desencadenado violentos enfrentamientos entre palestinos e israelíes esta semana. Un reo palestino describió la negligencia médica en prisiones israelíes con reclusos de Palestina como “una cárcel de la Almenia nazi”.

"El nivel de asistencia médica que tenemos es increíblemente bajo. Entre los detenidos aquí, hay por lo menos 25 personas que sufren de cáncer y no están recibiendo el tratamiento que necesitan. Únicamente les dan analgésicos", dijo el prisionero a Russia Today, que prefirió mantenerse en el anonimato.

Comenta que el hospital de la prisión es "como una cárcel, como las de la Alemania fascista durante el Holocausto”. Asimismo, explicó que sólo tienen una pequeña enfermería en la que si algún reo permanece 15 horas acaba contrayendo alguna enfermedad.

Abu Hamdiye, de 64 años, falleció el pasado 30 de marzo tras haber sido trasladado de la cárcel de Ramon al centro penitenciario de Seroka, más cercano al hospital de Bersheva, donde recibía atención médica por el cáncer de garganta que padecía. Aunque la familia de Hamdiye había alertado en el verano pasado del delicado estado de salud del preso, las autoridades penitenciarias solo lo trasladaron a un centro donde recibiría mejor asistencia sanitaria en marzo, cuando estaba ya muy enfermo.

La Autoridad Nacional Palestina inmediatamente responsabilizó a Israel del fallecimiento, que durante la semana fue motivo de fuertes protestas en Cisjordania.

La muerte de Hamdiye es la segunda de un palestino en una prisión israelí en lo que va de año. El pasado mes de febrero, Arafat Jaradat, murió por un ataque al corazón. Las autoridades palestinas reclamaron que Jaradat, de 30 años, falleció tras ser torturado, haciendo referencia a los resultados de la autopsia que reveló numerosas lesiones. Por su parte, Israel argumentó que las lesiones pudieron haber ocurrido cuando se estaba intentando reanimar al recluso con un masaje cardiaco.

"Hay un estado de ira e indignación extendida ante lo que muchos consideran un asesinato premeditado por parte de los israelíes”, comentó en RT el periodista palestino Khalid Amayreh.

“Exigimos que una comisión internacional visite estas cárceles y hospitales penitenciarios", reclamó el prisionero palestino que habló con RT.