Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una activista paquistaní de 14 años tiroteada por pedir el fin de la represión

Malala ha sido tiroteada por defender los derechos de las niñas paquistaníesReuters

Malala Yusufzai solo tiene 14 años pero se ha convertido en una heroína en Pakistán. La adolescente dedica todos sus esfuerzos en hacer campaña a favor de la educación de las niñas en su país y contra la represión. Este martes, la joven activista ha resultado herida, con dos impactos de bala, en un ataque contra su coche por los talibán paquistaníes en el valle de Swat, en el noroeste de Pakistán. Aunque en un principio se pensó en trasladarla al extranjero para intervenirla, los médicos paquistaníes han logrado extraer el proyectil que ha impactado en su cerebro.

El ministro de Interior paquistaní, Rehman Malik, había dado la orden de que Malala fuese llevada al extranjero para ser operada, después de que el Consejo Médico del Hospital Militar de Peshawar, donde se encuentra ingresada, recomendara el traslado de la joven activista.
Finalmente, los cirujanos del hospital militar de Peshawar (noroeste) han conseguido este miércoles extraer la bala que se encontraba alojada cerca de la espina dorsal, pero la joven continúa inconsciente y se encuentra en estado crítico.
Un tiro en la cabeza y otro en el cuello
Malala fue atacada cuando regresaba a su casa desde su escuela, ubicada en Mingora, la principal ciudad del valle del Swat, junto a otras dos niñas. La joven activista ha recibido un disparo en la cabeza y otro en el cuello, mientras que las otras dos menores de edad también han resultado heridas, pero están fuera de peligro.
La activista es conocida por su defensa del derecho a la educación de las niñas paquistaníes y por su denuncia de la represión talibán en el valle del Swat. Como parte de su campaña, en 2009 empezó a escribir un diario sobre la vida en la zona para la cadena BBC Urdu, bajo el pseudónimo de Gul Makai.
Premio Nacional de la Paz
A su corta edad, la pequeña ha sido galardonada con el Premio Nacional de la Paz por el Gobierno paquistaní en diciembre de 2011 por sus valientes servicios para promover la paz en las condiciones extremadamente hostiles de Swat. Malala escribió en 2009 un diario para la BBC Urdu sobre la vida bajo los talibán, que controlaron esta zona de Pakistán brevemente durante ese año.
Además, el grupo de defensa de la infancia Kids Rights Foundation nominó a Malala para el Premio Internacional Niños por la Paz, convirtiéndola en la primera paquistaní en optar a dicho galardón.
Amenazada de muerte
Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), una alianza de milicias talibán paquistaníes que actúa en las regiones tribales, ha reivindicado la autoría del ataque. Ehsanullah Ehsan, uno de sus portavoces, ha argumentado que Malala es una joven profana y anti talibán.
La pequeña había recibido amenazas de muerte, tras lo cual su escuela le suministró un coche especial y seguridad desarmada.