Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PT aboga por una nueva candidatura presidencial de Lula pese a los escándalos de corrupción

El presidente nacional del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao, ha expresado el apoyo de la formación política a una nueva candidatura presidencial del ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, pese a los escándalos de corrupción que le rodean.
"Lula no necesita ser lanzado por nadie", ha dicho sobre el congreso nacional del PT del próximo abril. "Él ya es nuestro candidato permanente a la Presidencia de la República, ha dicho Falcao a la prensa desde la Cámara de Diputados.
Interrogado sobre el perjuicio que podría causar una nueva candidatura presidencial de Lula al PT, Falcao lo ha descartado porque, según ha revelado, ya hay movimientos sociales que la están impulsando, informa el diario brasileño 'Folha'.
La popularidad de Lula ha caído notablemente a causa de los numerosos escándalos de corrupción en los que está implicado. Los sondeos sobre opinión de voto indican que no ganaría las elecciones presidenciales de 2018, porque sería derrotado en segunda vuelta.
Lula, de 70 años de edad, tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados por corrupción y blanqueo de capitales por, supuestamente, aceptar como pago por sus favores políticos un tríplex de lujo en Sao Paulo, como parte de la red corrupta de Petrobras.
Además, está inmerso en una investigación federal en Brasilia por un supuesto delito de obstrucción a la justicia. Al parecer, intentó comprar el silencio del ex director de Petrobras Nestro Cervero, uno de los delatores de 'Lava Jato'.
También indagan en la compra de un inmueble en Atibia con la ayuda de Odebrecht, otra de las compañías señaladas en la trama de Petrobras, y en los beneficios que habría obtenido por los negocios de la constructora brasileña en Angola.
Las pesquisas contra Lula ahondan en la grave crisis que sufre el PT, que el pasado 31 de agosto perdió el Gobierno después de que Dilma Rousseff fuera destituida por el Senado en un juicio político por irregularidades contables.