Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PPE y socialistas prometen presidencias "institucionales" en la Eurocámara y los liberales, un perfil "político"

Los candidatos del Partido Popular Europeo (PPE) y de los Socialistas y Demócratas (S&D), Antonio Tajani y Gianni Pittella, respectivamente, han prometido un perfil "institucional" si son elegidos para presidir la Eurocámara, mientras que el candidato liberal (ALDE), Guy Verhofstadt, ha ofrecido un papel "más político".
"Decir que somos políticos pero no ejerceremos un perfil político es como decir que el Papa no será católico", ha ironizado el Verhofstadt, quien ha elogiado la toma de posición del presidente saliente, el socialista alemán Martin Schulz, y ha recalcado la necesidad de que el Parlamento Europeo cuente con una voz que se haga oír ante los Estados miembros.
En un debate organizado por la publicación 'Politico' entre los siete aspirantes a presidir el Parlamento Europeo, todos los candidatos han asegurado que ninguno ha negociado en la sombra un acuerdo para dar su apoyo a uno de sus rivales en la votación del próximo día 17.
Aunque todos ellos han respondido con un tajante "no" a la pregunta de si habían pactado votar a otro candidato, sólo el socialista Pittella ha matizado que no lo ha hecho "de momento".
También han coincido todos los aspirantes en que sería bueno que la Eurocámara contase con una única sede en Bruselas, en detrimento de la de Estrasburgo (Francia) que acoge la mayoría de plenos, si bien 'conservadores' y socialistas han recordado que es algo que no depende de ellos.
Tajani y Pittella han escenificado el fin de la "gran coalición" por la que las dos familias que representan se repartieron la presidencia de la Eurocámara en sendos turnos de dos años y medio, cuyo relevo debería dar ahora el mando al PPE.
A este respecto, la candidata de la Izquierda Unitaria, la italiana Eleonora Forenza, ha afeado que todos quieran poner fin a la "gran coalición", pero no propongan otras soluciones concretas.
Verhofstadt, por su parte, ha aprovechado este enfrentamiento para reclamar la presidencia para sí, como alternativa a la falta de acuerdo entre los dos grandes partidos.
El líder de los liberales, además, ha tenido que responder al fracaso de su intento por sumar a las filas de ALDE a los 17 eurodiputados con que cuenta el euroescéptico italiano Movimiento Cinco Estrellas (M5S).
El exprimer ministro belga ha defendido el pacto con Beppe Grillo porque le acercaba al proyecto europeo y suponía "debilitar" a los extremistas y euroescépticos en la Eurocámara, si bien ha admitido que "quizá fue algo 'naïf'" pensar que tendría el apoyo de su grupo para ese pacto.