Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNUD alerta de que dos de cada cinco latinoamericanos podrían recaer en la pobreza

La responsable del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en América Latina, Jessica Faieta, ha señalado como "reversible" el avance en materia de progreso y bienestar registrado en los últimos 20 años en Latinoamérica, donde "un 38 por ciento de la población, dos de cada cinco latinoamericanos, podría volver a cruzar el umbral de la pobreza", según ha afirmado.
A pesar de que la situación ha mejorado notablemente en la región, según el informe 'Progreso Multidimensional: bienestar más allá del ingreso' realizado por el PNUD, unos 200 millones de personas se encuentran en situación de vulnerabilidad y más de un tercio de los latinoamericanos que se han sumado a la clase media podrían volver a encontrarse en situación de pobreza.
"La desigualdad sigue suponiendo un gran reto para nosotros a la hora de hacer cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la región de cara a 2030", ha indicado este miércoles Faieta durante su intervención en Casa de América.
La educación, el empleo, el acceso a los ciudadanos necesarios y la protección social son factores de vital importancia para evitar que parte de la población recaiga en la pobreza, según destaca el PNUD, que ha denunciado que el 13 por ciento de los latinoamericanos cuenta con unos ingresos inferiores a los 4 dólares (3,5 euros) diarios.
"En los últimos quince años hemos avanzado mucho en cuanto al umbral de ingresos en la zona. Sin embargo, esto no implica la desaparición de los retos que supone la desigualdad en las naciones de Latinoamérica a pesar de que estos sean considerados países de renta media", ha aseverado Faieta.
Según la subsecretaria de la ONU, "los logros sociales se encuentran amenazados por la desaceleración económica", algo que se ha podido observar al "medir el desarrollo más allá de la renta per cápita" y que afecta principalmente a mujeres y jóvenes.
En el documento, que recoge dos años de investigación, el programa de la ONU destaca que 94 millones de personas se han sumado a la clase media y que aproximadamente unos 72 millones han salido de la pobreza.
"Seguimos siendo un continente extremadamente desigual a pesar de los grandes avances realizados en los últimos años", ha afirmado la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, que ha alertado de que es un error "medir únicamente la desigualdad por ingresos porque deja fuera un factor esencial como el de la discriminación".
DESAROLLO MULTIDIMENSIONAL
En relación con el planteamiento multidimensional del bienestar y el progreso, uno de los principales pilares del informe, Grynspan ha indicado que "cuando uno mide la pobreza por ingreso, en realidad uno obtiene un resultado discreto que omite a los que se encuentran alrededor de la línea de pobreza".
"Un hombre que gana 4 dólares al día será considerado pobre, mientras que el que gane 4,25 no. A veces esta forma de medida margina aún más, pues impide que las ayudas públicas lleguen a familias que también lo necesitan", ha añadido la secretaria general iberoamericana.
Entre 25 y 30 millones de personas se encuentran cerca del umbral de la pobreza, según el PNUD, que incluye otros factores como la mortalidad infantil y la malnutrición a la hora de establecer los límites del umbral de la pobreza real en la región.
Según el informe, mientras que en Costa Rica y algunos países del Cono Sur la proporción de personas de clase media asciende, en América Central la proporción de personas por debajo del umbral de la pobreza se encuentra en torno al 11 por ciento.
CULTURA Y EDUCACIÓN
"El patrimonio cultural es la columna vertebral de Latinoamérica y representa un gran punto de referencia para la cohesión social. El IDH no mide este elemento, que podría utilizarse para combatir la desigualdad", ha manifestado Grynspan.
"Preocupa especialmente la situación de los jóvenes y las mujeres. Tenemos que poner el énfasis en la juventud, en su talento y en su educación", ha expresado la secretaria general, que ha señalado la reciente firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC como un "hecho histórico que supondrá una mayor estabilidad para la región una vez se ratifique".
"Las mujeres tienen más dificultades a la hora de acceder al mundo laboral, pero se trata de no tanto un grupo vulnerable sino vulnerado", ha zanjado.