Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PMA avisa de que las necesidades de los refugiados sirios continúan y confía en que se mantenga el compromiso

Pone en marcha una iniciativa para alentar a 50.000 estudiantes sirios a ir a la escuela y pide que la ayuda "siga fluyendo"
El director de Programación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Líbano, Jordi Renart, ha advertido de que los refugiados sirios en Líbano siguen teniendo "necesidades" por cubrir a día de hoy, al tiempo que ha confiado en que la comunidad internacional mantenga su compromiso con este colectivo y aporte los fondos necesarios para seguir apoyando a los civiles que han huido de la guerra en el país vecino.
"Solemos empezar el año no sabiendo hasta qué momento tendremos recursos pero confiamos en el trabajo bien hecho. Las necesidades siguen estando ahí. Creemos que la comunidad internacional va a continuar respondiendo a esta crisis", ha afirmado Renart, en una entrevista concedida a Europa Press.
El reponsable del PMA en Líbano ha asegurado que la comunidad internacional "está haciendo unos esfuerzos magníficos" en Líbano para mantener "el apoyo que se está dando para que estos refugiados tengan ayuda de una manera continuada".
Tras señalar que el PMA cuenta con un presupuesto de 300 millones para operar cada año en Líbano, ha expresado su reconocimiento a los países que han aportado fondos para que puedan ayudar a los refugiados sirios y a los refugiados palestinos que han tenido que salir de Siria por la guerra.
"Siempre, obviamente, hay margen para mejorar y tener la predictibilidad de que la ayuda va a llegar para luego poderse dedicar a otros aspectos como es mejorar la calidad de los programas que se ejecutan", ha añadido.
La prioridad del PMA en el país de los cedros es dar asistencia alimenticia "todos los meses" a los refugiados sirios para que puedan comprar alimentos en una red de tiendas libanesas. "Damos 27 dólares todos los meses por persona, para que la gente pueda ir a comprar los alimentos que les hacen falta en alguna de las 500 tiendas que han sido contratadas por el PMA para que los beneficiarios puedan comprar la comida que necesitan", ha indicado.
Estas ayudas alcanzan a "alrededor de 700.000 refugiados sirios" y, además, el PMA ayuda a 20.000 refugiados palestinos "a través de UNRWA" y a 52.000 libaneses "vulnerable", gracias al apoyo económico de Alemania. "De esta manera damos respuesta también a libaneses que se han visto afectados por la crisis, por la presión sobre servicios sociales y que están en condiciones desfavorables", ha señalado.
Renart ha contado que los refugiados no tienen "acceso a oportunidades económicas de manera sostenible" y, por ello, dependen de "la ayuda económica internacional que se les dé". "Los refugiados gastan alrededor de la mitad de lo que necesitan en comida y luego tienen otras necesidades como es el alojamiento, sanidad, acceso a la educación, etc.", ha afirmado.
Preguntado sobre si la crisis en Alepo ha variado el flujo de refugiados sirios que ha llegado a Líbano, ha asegurado que los desplazados que huyen de esa ciudad en principio se van a otras zonas de Siria o a Turquía, si bien el PMA está "en alerta" por si hubiera un aumento de llegadas. "Lo predecible es que haya movimientos hacia Turquía o hacia otras zonas de Siria pero estamos en alerta para ver cómo podemos responder en el caso de que tengamos que hacerlo", ha indicado.
ESPERA QUE HARIRI "ESTÉ INTERESADO" EN LOS REFUGIADOS
Sobre la formación del nuevo Gobierno en Líbano, Renart ha afirmado que, "para la comunidad internacional", "siempre es bueno tener a un gobierno estable con una perspectiva de interlocución" y ha confiado en que el nuevo primer ministro, Saad Hariri, "esté interesado" en el tema de los refugiados de la guerra de Siria.
Además, ha destacado el "esfuerzo enorme" que hace Líbano acogiendo a los desplazados por la guerra y ha recordado que son "más de un millón" de personas y representan "más del 25 por ciento de la población" en el país de los cedros.
El responsable del PMA ha puesto en valor dos programas en los que participa su agencia: un proyecto para dar desayunos o meriendas a 17.000 refugiados sirios que son estudiantes y otra iniciativa, desarrollada en colaboración con UNICEF, para dar una ayuda en dinero en metálico a 50.000 estudiantes sirios por ir a clase. El primer programa, el de la "cantina escolar", lleva en marcha desde marzo de 2016 y el de la ayuda económica comenzó en octubre.
"Ellos necesitan ayuda no condicionada pero ahora que la crisis va a hacer seis años, las agencias y la comunidad internacional ven una necesidad de condicionar un poco la asistencia. Se está haciendo esto en temas de educación y también en temas de creación de oportunidades económicas, como puede ser la participación por parte de los refugiados en creación o rehabilitación de infraestructuras en el sector agrícola, en el sector de Medio Ambiente. Así también las comunidades de acogida libanesas ven que los refugiados dan algo a cambio a la comunidad que les acoge", ha explicado.
UNA TARJETA PÚRPURA PARA TODA LA AYUDA HUMANITARIA
Renart también ha subrayado la importancia del lanzamiento de una tarjeta de débito que canaliza las ayudas de todas las organizaciones no gubernamentales y agencias de la ONU destinadas a familias de refugiados sirias. Se trata de una tarjeta de color púrpura en la que cada familia recibe las ayudas del PMA, de UNICEF y del Consorcio Internacional de ONG de Líbano, que aglutina a organizaciones como Save the Children, Care, World Vision, Relief International y otras.
"La idea de esta tarjeta es muy novedosa porque todas las agencias van a canalizar la ayuda a través de esta tarjeta, lo que nos permite a las agencias, por un lado, mejorar el servicio que damos en los programas que ofrecemos utilizando la información y el partenariado que se genera y ajustarlo cuando sea necesario y, por otro, simplificar el acceso a la ayuda por parte de los refugiados, que bastante complicado lo tienen ya", ha señalado.
La tarjeta, que es púrpura en recuerdo del color de los paños que "exportaban los fenicios hace 3.000 años", permitirá también canalizar las ayudas que "en el futuro" puedan dar otras organizaciones para temas de desarrollo y aporta "simplificación" para los refugiados.
"Ofrece simplificación para el beneficiario pero también eficiencia por parte de las agencias porque no hay que negociar un contrato con distintos bancos, los costes se han bajado muchísimo, y no hay que pagar la distribución de la tarjeta", ha explicado. La tarjeta cuenta con medidas biométricas de seguridad, se empezó a distribuir en octubre y ya se han entregado 160.000 unidades, con las que se benefician unas "800.000 personas".
Por último, Renart ha hecho hincapié en la necesidad de seguir apoyando a los refugiados sirios, especialmente en materia educativa. "Es muy importante que la ayuda siga fluyendo para mantener a estos refugiados y apoyar la educación para que no haya una generación perdida de estos refugiados", ha indicado.
"La situación es complicada pero se necesita que continúe la generosidad para poder hacer frente a esta crisis que ya lleva seis años así y que no hay otra solución, antes de que acabe la guerra, de que se mantenga un mínimo de esperanza", ha concluido.