Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PMA destaca el "alivio extraordinario" que supuso la llegada de ayuda a cuatro ciudades de Siria

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha destacado este lunes el "alivio extraordinario" que ha supuesto la llegada de ayuda humanitaria a las localidades sirias de Madaya, Zabadani, Al Fua y Kefraya por primera vez en los últimos cinco meses.
"Este convoy ha supuesto un alivio extraordinario para 60.000 personas que necesitaban de manera urgente alimentos y suministros médicos, y habían sido privados de acceso humanitario durante cinco meses", ha dicho el director del PMA en el país, Jakob Kern.
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) detalló el domingo que a dichas ciudades habían llegado 71 camiones con comida, suministros médicos y material de higiene.
El PMA ha detallado que en los convoyes había 45 camiones del organismo que transportaban raciones alimentarias --compuestas por arroz, lentejas, bulgur, aceite vegetal, azúcar, sal, judías y garbanzos-- y harina de trigo.
"En cuanto a otras partes de Siria, estamos muy preocupados por las más de 250.000 personas atrapadas en el este de la ciudad de Alepo que no tienen acceso a alimentos, agua, medicinas y otros productos básicos", ha valorado Kern.
"Pedimos a todas las partes implicadas en este horrible conflicto que abran inmediatamente las rutas de transporte que permitan un acceso humanitario incondicional, sin obstáculos, prolongado y seguro para aquellos que viven en el este de Alepo y para todas las familias de Siria que necesitan nuestro apoyo", ha remachado.
Madaya, ubicada cerca de la frontera con Líbano, cuenta con una población de 40.000 personas y se encuentra asediada por las fuerzas gubernamentales y sus aliados desde hace unos seis meses.
Por su parte, Kefraya y Al Fua, en la provincia de Idlib (noroeste), tienen una población de 20.000 personas y está asediada por los insurgentes desde abril de 2015. En Zabadani quedan únicamente unas mil personas.
Naciones Unidas retomó el jueves sus operaciones de entrega de ayuda humanitaria tras 48 horas de suspensión para revisar las garantías de seguridad después del ataque contra camiones con asistencia cerca de Alepo.
El convoy de Naciones Unidas y la Media Luna Roja Siria fue bombardeado el lunes en la provincia de Alepo cuando iba a entregar ayuda para 78.000 personas en la localidad de Urm al Kubra. El suceso se saldó con al menos doce muertos.