Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PMA denuncia una gran disparidad entre países en el precio de un plato de comida

La población de los países en vías de desarrollo paga 100 veces más por un plato de comida en relación con sus ingresos que la población de los países desarrollados, según ha denunciado el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que ha alertado de que este valor aumenta hasta 300 veces en aquellos lugares donde se han registrado conflictos armados.
Un bol de judías tiene un valor del 0,41 por ciento del salario medio diario en Suiza, según ha indicado la agencia de Naciones Unidas de cara a la celebración anual del Foro de Davos, que tendrá lugar el 20 de enero.
El PMA ha señalado que un ciudadano de Malaui tendría que invertir el 41 por ciento de sus ingresos diarios para pagar ese plato, lo que equivaldría a gastar unos 80 euros en Suiza, casi 100 veces más de su coste para la población del país europeo.
En la localidad siria de Deir Ezzor, que se encuentra sitiada, el precio de un bol de judías excede los ingresos diarios de los residentes, lo que supondría unos 252 euros si se trasladase a un país como Suiza. En India o Nicaragua ese plato de comida sería proporcionalmente 10 o 15 veces mas caro, según la investigación del PMA 'Hot Dinner Data'.
"El análisis intenta ilustrar las distorsiones existentes a nivel mundial a la hora de medir el poder adquisitivo de los más ricos y los más pobres en relación con el acceso a los alimentos", ha señalado el economista del PMA Arif Husain. "Es un recordatorio de que el acceso a alimentos nutritivos de forma asequible para todos debe ser un derecho", ha añadido.
El alto precio de los alimentos en los países menos desarrollados se debe a la escasez de los mismos y a los problemas en los sistemas de transporte y distribución, según datos del PMA, que ha alertado de que los conflictos armados suponen uno de los principales factores que intervienen a la hora de aumentar el coste de esos productos básicos.
La agencia de la ONU continuará denunciado este tipo de desigualdades en un intento por acabar completamente con el hambre. Por otra parte, el PMA considera de vital importancia hacer hincapié en la diversificación de las cosechas, entre otras medidas, para acabar con la brecha alimentaria.