Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PE aprueba reintroducir visados de forma urgente si hay aumento sustancial de inmigración o riesgo a seguridad

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este jueves --por 485 votos a favor, 132 en contra y 21 abstenciones-- las nuevas normas que permitirán reintroducir los visados de forma más rápida y fácil a ciudadanos de terceros países que no lo necesitan para viajar a Europa cuando se detecte un aumento sustancial de la inmigración irregular o en caso de riesgo para la seguridad.
Los Veintiocho y la Eurocámara ya han acordado reforzar el mecanismo de suspensión del régimen de visados, algo que permitirá allanar la supresión de los visados para georgianos y ucranianos. Los Gobiernos europeos todavía deben aprobar formalmente las nuevas normas para reforzar el mecanismo, que no se aplica ni a Reino Unido ni Irlanda.
Gracias al refuerzo del mecanismo, los visados podrían reintroducirse para los nacionales de los países exentos en caso de un incremento sustancial en el número de sus nacionales a los que se rechaza la entrada o estén en situación irregular en la UE, un aumento considerable del número de solicitudes de asilo infundadas, cuando reduzcan su cooperación en la devolución de inmigrantes o en caso de aumento de los riesgos o representen una amenaza inminente a la seguridad.
El mecanismo de suspensión también lo podrá activar la Comisión Europea y no sólo los Estados miembro como hasta ahora, pero la reintroducción temporal de visados deberá sustentarse en "información pertinente y objetiva".
En cualquier caso, la Comisión tendrá que aprobar una suspensión temporal de la exención del requisito de visados si lo pide una mayoría simple de países para determinadas categorías de nacionales del tercer país afectado durante un periodo de 9 meses y si los problemas persisten, dos meses antes de que expire este plazo, deberá aprobar su suspensión temporal para todos los nacionales de dicho país durante 18 meses.
Ya sea a iniciativa propia o de un Estado miembro, la Comisión tendrá un mes para decidir si reintroduce los visados durante un periodo de nueve meses y tanto los Estados miembro como la Eurocámara tendrán la posibilidad de objetar una eventual decisión de Bruselas de prolongar el mantenimiento de visados durante un plazo adicional de 18 meses.
MECANISMO DE SUPERVISIÓN
El acuerdo también introduce un mecanismo de supervisión con el objetivo de garantizar que los terceros países para cuyos nacionales se suprimen los visados continúan cumpliendo los criterios que tuvieron que cumplir para ello. La Comisión deberá remitir informes anuales a los Veintiocho y la Eurocámara confirmando que siguen cumpliendo las condiciones, incluido que respetan los Derechos Humanos.
"Hemos logrado dotarnos de un mecanismo más ágil y operativo, sin olvidar nuestras prioridades de defender los derechos humanos y preservar el rol del Parlamento", ha celebrado el eurodiputado del PP y responsable de la negociación de las nuevas normas de la Eurocámara, Agustín Díaz de Mera, que ha confiado en que "ahora" los Gobiernos cooperen "rápidamente" para suprimir los visados para Georgia y Ucrania dado que "cumplen hace tiempo los requisitos para ello".
Los Veintiocho acordaron condicionar la supresión de los visados para georgianos y ucranianos a la entrada en funcionamiento del nuevo mecanismo para facilitar su reintroducción en caso de problemas. Las nuevas normas, que entrarán en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial, también se aplicará a futuros acuerdos de exención de visados. La UE negocia acuerdos de liberalización de visados con países como Turquía y Kosovo.