Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ouattara afirma que Costa de Marfil "vive en paz" y destaca los avances democráticos

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, ha afirmado este jueves que su país "vive en paz", destacando la celebración de presidenciales en 2015 y los comicios parlamentarios y el referéndum constitucional previstos para los próximos meses.
En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el mandatario ha ejemplificado estos avances citando el levantamiento por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de las sanciones impuestas en 2004 y el fin de la misión de la Operación de Naciones Unidas en Costa de Marfil (UNOCI) en 2017, después de doce años.
"El Gobierno marfileño está especialmente orgulloso de esta evolución, que a partir de ahora saldrá en los libros de historia de las operaciones de mantenimiento de la paz como una historia exitosa", ha valorado.
Ouattara ha centrado su discurso en la situación económica que atraviesa el país y la región, advirtiendo de que podrían ralentizar los esfuerzos de las autoridades para combatir la pobreza y aplicar programas de desarrollo.
"Debemos ganar la batalla contra la pobreza abyecta y el sufrimiento", ha recalcado, solicitando a los países desarrollados que respeten los compromisos alcanzados en la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación al Desarrollo.
Asimismo, ha alertado del peligro del terrorismo internacional, recordando los atentados sufridos por el país en marzo en la localidad de Grand-Bassam y reclamando a la ONU que coordine esfuerzos para acabar con "esta lacra".
Por último, Ouattara se ha referido a los conflictos regionales y globales, haciendo hincapié en los casos en Siria, Palestina, Sudán del Sur y Malí y resaltando que el Consejo de Seguridad de la ONU, con su configuración y métodos actuales, no puede resolverlos.
Por ello, ha abogado por una reforma del organismo para aumentar su legitimidad y hacer frente a los problemas actuales sobre terrorismo, migración y pobreza.