Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de seguridad israelíes detienen a los supuestos autores del atentado del miércoles en Tel Aviv

Violencia en GazaReuters

Las fuerzas de seguridad de Israel han detenido a los presuntos autores del atentado terrorista perpetrado el miércoles contra un autobús en el centro de Tel Aviv, que dejó 29 israelíes heridos. Entre los sospechosos figura un ciudadano árabe israelí.

La operación tuvo lugar horas después del ataque y fue desarrollada conjuntamente por el Shin Bet (Agencia de Seguridad), la Policía y las Fuerzas de Defensa, aunque de ella no se ha informado hasta este jueves por la noche.
El Shin Bet ha identificado a la mayoría de detenidos --cuya cifra concreta no especifica-- como personas residentes en la localidad cisjordana de Beit Lakia, cerca de Ramala. Estos sospechosos han confesado en los interrogatorios formar parte de las milicias palestinas Hamás y Yihad Islámica y haber cometido un acto de terrorismo.
Entre los detenidos figura un árabe israelí residente en la localidad de Tayibe, en el centro de Israel. Según el comunicado del Shin Bet, esta persona vivía previamente en Beit Lakia pero recibió la nacionalidad israelí gracias a la ley que facilita la ciudadanía a palestinos casados con isralíes árabes, informa la prensa local.
La célula llegó a Tel Aviv en un coche propiedad de un árabe residente en Jerusalén Este al que el Shin Bet ha identificado como jefe del israelí de Tayibe. Al parecer el propietario del vehículo no estaba al tanto de los planes de su empleado y del resto de su grupo.
El hombre árabe israelí era quien supuestamente estaba al cargo de depositar el explosivo en el interior del autobús. Sin embargo, el artefacto fue activado por control remoto desde Beit Lakia gracias a un teléfono móvil.
La agencia de seguridad ha aclarado que los interrogatorios todavía no han concluido y que la operación no está cerrada, por lo cual se esperan más arrestos en los próximos días.