Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organizaciones de periodistas condenan el ataque a una televisión ucraniana

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación Europea de Periodistas (FEP) han condenado este lunes el ataque a la cadena ucraniana Inter TV que tuvo lugar este domingo en su sede en Kiev.
Alrededor de 20 individuos se congregaron frente a la sede de la cadena, a la que acusan de simpatizar con las actividades del Kremlin en Ucrania. Los manifestantes prendieron fuego a neumáticos y tiraron bombas de humo al edificio y provocaron un incendio que afectó al primer y segundo piso.
Según un comunicado publicado por la FIP, la periodista Olena Zorina ha resultado gravemente herida en su columna vertebral al huir del incendio y otros periodistas de la cadena han mostrado síntomas de inhalación de humo. Seis personas fueron detenidas tras el incidente, que es cuarto ataque contra la cadena.
"Estamos indignados por los métodos violentos usados para mostrar la disconformidad con la línea editorial de Inter TV", ha comentado la secretaria ejecutiva del Sindicato de Medios de Comunicación Independientes de Ucrania, Oksana Vinnichuk. "Pedimos a la Policía Nacional que organice una investigación sobre el incidente y que encuentre a los responsables del ataque", ha añadido.
Por otro lado, el líder del Sindicato Nacional de Periodistas ucraniano, Sergei Tomilenko, ha reconocido que la línea editorial de la televisión ha causado debate en la sociedad pero ha asegurado que existe un órgano regulatorio de los contenidos de televisión y que las acciones contra los medios tienen que llevarse por la vía legal.
"Existe una forma de regular. Está el Consejo Nacional de Televisión y Radiodifusión y están los agentes de la ley que tienen que responder de manera efectiva ante cualquier incumplimiento de la ley, en caso de que lo haya", ha defendido Tomilenko. "Es de máxima importancia que las agencias de seguridad protejan a los medios de comunicación de tales provocaciones", ha añadido.
El incremento de la tensión en Crimea, anexionada por Rusia en marzo de 2014, ha puesto contra las cuerdas el frágil alto el fuego pactado por Rusia, Ucrania y los separatistas en febrero de 2015 con la ayuda de Alemania y Francia.
A principios de agosto, las autoridades rusas, que niegan las acusaciones de la OTAN y Kiev de que financian a los rebeldes de Donetsk y Lugansk, han acusado a Ucrania de intentar reavivar el conflicto en la península de Crimea, anexionada por Rusia.