Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organizaciones medioambientales celebran la decisión de China de poner fin al comercio de marfil en 2017

La red de supervisión del comercio de fauna y flora salvaje TRAFFIC y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) han celebrado este viernes la decisión del Gobierno central de China de poner fin al comercio y al procesamiento con fines comerciales del marfil el próximo año, una decisión que han calificado de "histórica".
"Esta histórica decisión es una muestra del fin del principal mercado legal de marfil del mundo y un gran impulso a los esfuerzos internacionales para abordar la crisis de caza furtiva de elefantes en África", han indicado las dos organizaciones en un comunicado conjunto.
El consejero delegado de WWF-China, Lo Sze Ping, ha "aplaudido" esta decisión del Gobierno y ha señalado que esta medida "subraya la determinación del Ejecutivo y el fuerte liderazgo para reducir la demanda de marfil y ayudar a salvar a los elefantes africanos".
"Cerrar el mayor mercado de marfil del mundo impedirá a la gente de China y de otros lugares comprar marfil y dificultará a los traficantes el tráfico de sus existencias ilegales", ha añadido Lo.
La decisión, que supone la prohibición paulatina de la venta de este material, la ha tomado el Gobierno central del país asiático después de haber impuesto el pasado mes de marzo una prohibición de tres años sobre la importación de marfil, como parte de su lucha contra el tráfico ilegal de animales y plantas.
La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres prohibió en 1989 el comercio de marfil, si bien China ha comerciado con él a nivel interno y cuenta con unas 150 tiendas con los permisos en regla.
Esta medida, no obstante, afectará a un total de 34 empresas de procesamiento y a 143 tiendas designadas, muchas de las cuales quedarán clausuradas a finales del mes de marzo, según ha indicado un alto cargo del Ministerio de Silvicultura.