Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orden de arresto para nueve guardaespaldas del vicepresidente de Afganistán por violar a un rival político

La Fiscalía General de Afganistán ha aprobado una orden de arresto para nueve guardaespaldas del vicepresidente del país, Abdul Rashid Dostum, por cargos relacionados con el secuestro y la agresión sexual a un rival político de éste, según ha informado la cadena de televisión local Tolo.
El Fiscal General, Farid Hamidi, ha ordenado el arresto este lunes después de que los guardaespaldas de Dostum ignoraran tres citaciones para comparecer para ser interrogados sobre el caso.
Los guardaespaldas son sospechosos de haber secuestrado y agredido sexualmente a un rival político de Dostum, un hombre que asegura que el propio vicepresidente le agredió sexualmente con un fusil. El vicepresidente ha negado las acusaciones y su oficina ha dicho que el caso es una campaña para difamar a Dostum y que cooperará con la investigación.
Dostum, un poderoso antiguo señor de la guerra, no compareció la semana pasada en la tercera citación para responder a las acusaciones en su contra. Según la legislación afgana, podría ser suspendido de su cargo y puesto bajo arresto domiciliario por su negativa a cooperar con la investigación, ha explicado Hamidi. El vicepresidente de Afganistán no está acusado oficialmente de ningún delito en el caso.
La cadena de televisión Tolo ha explicado que este caso pone a prueba la capacidad del Gobierno y del poder judicial afgano para investigar y procesar, en caso necesario, a un alto cargo del Ejecutivo. "Esto es un caso altamente politizado que implica a un individuo poderoso que puede hacer cualquier cosa", ha explicado un responsable gubernamental afgano. "Nadie querría enfadar a Dostum", ha añadido.
El hombre que ha denunciado al vicepresidente afgano y a sus guardaespaldas es Ahmad Eshchi, exgobernador de la provincia de Jawzjan, en el norte de Afganistán. Eshchi sostiene que fue secuestrado en noviembre de 2016 por orden de Dostum y que le agredieron sexualmente con un fusil Kalashnikov AK-47 el propio vicepresidente y sus guardaespaldas.
Eshchi, según su versión, fue secuestrado durante un evento deportivo en Jawzjan y sus captores le mantuvieron cautivo durante varios días. El exgobernador mantiene que Dostum ordenó su secuestro porque temía el creciente aumento de su popularidad entre la población de origen uzbeko.
El gabinete del vicepresidente de Afganistán ha señalado que Dostum tiene las mismas garantías que el presidente del país y que, por tanto, es necesaria una mayoría de dos tercios de los parlamentarios para aprobar su destitución.
Por su parte, la Presidencia del país y la Fiscalía General han afirmado que Dostum puede ser procesado y condenado como cualquier otro ciudadano. "Esto no es un tema político sino un proceso legal y se abordará de forma transparente y de acuerdo con la legislación afgana", ha afirmado un portavoz de Ashraf Ghani, el presidente de Afganistán. "Nadie está por encima de la ley", ha concluido.