Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olvida toda su vida tras pasar 14 semanas en coma por el virus del herpes

Liz Oldershaw, en una imagen del Daily Mail con su madre.cuatro.com

Liz Oldershaw sufrió una inflamación de su cerebro que la dejó 14 semanas inconsciente. Al despertar no recordaba nada de su vida. Gracias a la ayuda de su familia, que le ha hecho un collage de su vida con viejas fotografía, Liz, que había perdido incluso la capacidad de leer, escribir y hablar, ha podido recordar su pasado.

A sus 24 años, cuando Liz Oldershaw logró despertar del coma tras 14 semanas, su familia estaba feliz solo de verla despierta. La felicidad de inmediato se tornó en preocupación cuando vieron que la joven no recordaba nada de su pasado. Ni si quiera sabía hablar, leer o escribir.

La inflamación de su cerebro fue tal que ni siquiera recordaba que no le gustaban los plátanos.

Pero en los dos años transcurridos desde que despertó del coma, ella ha sido capaz de redescubrir su vida a través de las fotos que han recopilado familiares y amigos. La joven inglesa asegura, en declaraciones al Daily Mail, que cuando mira a través de los recuerdos se siente abrumada. “Lloro porque no puedo creer que haya vivido todo eso y no lo recuerde”.

A Liz le causó la inflamación del cerebro el virus que también causa el herpes labial y la varicela, tras regresar de unas vacaciones en el Caribe. El virus provoca un exceso de líquido en el cerebro y la hinchazón dentro del cráneo que puede llevar a un daño cerebral importante, incluso a la muerte.

En el caso de Liz, su sistema inmunológico respondió atacando su cerebro, lo que le hizo aún más daño. “Estaba en casa y empecé a tener convulsiones. No recuerdo nada más. Solo se lo que he podido leer en el diario de mi madre”, ha explicado Liz.

Cuando Liz despertó toda su vida y sus recuerdos habían desaparecido, incluyendo los cumpleaños, las vacaciones y sus estudios de psicología. Su madre Cathy ha reconocido que cuando despertó era como una niña pequeña y tuvimos que enseñarle todo de nuevo.