Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a cinco años de prisión un agente que quitaba multas a cambio de sexo

Condenado a cinco años de prisión un agente que quitaba multas a cambio de sexoDepartamento de Policía de Ohio

Un agente de tráfico del estado de Ohio (EEUU) ha sido condenado a cinco años de prisión por explotación sexual de mujeres. El hombre ha sido acusado de proponer librarse de una multa a cambio de mantener relaciones con él.  Llegó, incluso, a anunciar sus intenciones en una conocida página web de anuncios.  Tras enterarse de que estaba siendo investigado después de que trascendiese una grabación que mostraba una de las escenas en las que el patrullero flirteaba, renunció a su puesto de trabajo antes de ser despedido y sentenciado.

Bajo el alias “Troy Castle”, el agente de tráfico, Bryan Lee, se anunciaba en la página web de anuncios, Craigslist, con el fin de encontrar a mujeres interesadas en tener relaciones sexuales con él, según publica el  New York Daily News. “Soy un agente de la ley, y si la idea de tener relaciones sexuales durante un control de tráfico te gusta, házmelo saber", publicaba en noviembre de 2010.
Uno de estos encuentros que protagonizaba el agente con las infractoras quedó grabado por la cámara de seguridad del coche patrulla y condujo a una investigación de la que formó parte el FMI. En esta, se confirmó gracias a las declaraciones de sus víctimas que los encuentros habían sido reales.
Uno de ellos, fue denunciado por una mujer identificada por ‘NS’. La infractora no había pasado un control de alcoholemia y el agente apagó las cámaras, la esposó y abusó de ella en el coche. Cuando la víctima comunicó lo sucedido a las autoridades en noviembre de 2010, fue acusada de hacer una declaración falsa.
Sin embargo, según las posteriores investigaciones, la conducta del agente podría haber sido ilícita. Tres años más tarde del suceso, el FBI comenzaba una investigación que condujo a que Lee renunciase a su puesto antes de ser despedido y sentenciado a cinco años de prisión a una cárcel federal.