Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oettinger defiende su "plena independencia frente a los lobbies" en la Eurocámara

Los eurodiputados socialistas y de la Izquierda Unitaria, los más críticos con el comisario
El comisario alemán Günther Oettinger, al que el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha pedido que asuma la cartera de Presupuesto y Recursos Humanos tras la salida de la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario, Kristalina Georgieva, ha defendido su "plena independencia frente a los lobbies" este lunes en la Eurocámara y su experiencia como gestor cuando era ministro-presidente del estado federado alemán de Baden-Wurttemberg, dejando claro que no tiene "ninguna acción" en empresas.
"Quiero contrarrestar las críticas contra mí de las últimas semanas y quiero decir que soy completamente independiente frente a los lobbies. No tengo ninguna acción en empresas automovilísticas, en compañías energéticas o en ninguna otra parte", ha dicho durante un intercambio conjunto con las comisiones de Presupuesto, Control Presupuestario y Asuntos Legales de la Euocámara, pendiente de remitir su valoración sobre su nombramiento.
Oettinger ha sido sometido a más de 40 preguntas en dos horas y media, entre ellas algunas sobre sus excesivas reuniones con lobistas y sus polémicas declaraciones contra el colectivo LGTBi y las mujeres en un discurso en Hamburgo el año pasado.
El candidato a comisario ha salido al paso de las acusaciones sobre su estrecha relación con grupos de presión y su escasa atención a ONG. Así, ha destacado que escucha "a hombres y mujeres" de "sectores relevantes" que "tienen experiencia, conocimientos" y ha ironizado que tiene "el mayor" resultado en el registro de transparencia de la Comisión, al publicar sus reuniones en respuesta a las críticas de algunos eurodiputados.
SOCIALISTAS Y LA IZQUIERDA UNITARIA, LOS MÁS CRÍTICOS
Varios eurodiputados, entre ellos el socialista alemán Jens Geier, han criticado su polémico viaje en el jet privado del lobista Klaus Mangold para viajar desde Bruselas a Budapest para participar en una conferencia invitado por el Gobierno húngaro, que no hizo público al no considerarlo una reunión, al no haberlo pedido ninguna de las dos partes. Geier ha considerado inaceptable este argumento y le ha instado a aclarar si se podrían cambiar las normas, especialmente la que excluye definir una reunión a menos que lo pida una de las dos partes.
"Quizás podemos mirar propuestas para mejorar", se ha limitado a decir el comisario, que ha defendido que ha decidido con quién se reúne tras consultarlo con sus asesores más inmediatos y "es una decisión que no puede ser atacada", al tiempo que ha insistido en que "debe ser posible" que ciudadanos pero también representantes de empresas y lobbies hablen con la Comisión.
Los eurodiputados de los socialistas y de la Izquierda Unitaria Europea han sido de los más críticos con el comisario. La eurodiputada socialista francesa Isabelle Thomas le ha instado a aclarar si cree que "sus disculpas" por sus polémicas declaraciones en Hamburgo "van a ser suficientes" y que va a "tener suficiente legitimidad" para el cargo en un momento en el que la UE está siendo "criticada por no tener suficiente ética y transparencia" a la luz de las "sospechas" de si su viaje en jet privado "es compatible".
La eurodiputada irlandesa de la Izquierda Unitaria Europea Liadh Ni Riada también le ha afeado que hay que "liderar con el ejemplo" y le ha instado a aclarar si cree que es la persona adecuada para dirigir la cartera en "una clima de fragilidad política" y donde hay "un auge de sentimientos antieuropeos".
"Lamento esos comentarios y sigo lamentándolos", ha reiterado el comisario, dejando claro que su intención no era "causar daño". En todo caso, ha defendido que no ha habido "para nada" discriminación en sus siete años en la Comisión y les ha remitido a sus "antiguos colegas", que pueden decir "con certidumbre que no hay nada negativo". "No permitiré ninguna discriminación en el trabajo diario con mi personal", ha dicho.
También ha defendido la necesidad de avanzar "especialmente" en cumplir el objetivo de que las mujeres ocupen el 40% de los puestos de gestión en la Comisión en 2019 pero también se centrarán en mejorar la tasa de mujeres en puestos de gestión intermedia. "Queremos a los mejores y los mejores cerebros para nuestras instituciones", ha dicho. La Comisión cuenta con "funcionarios públicos muy buenos", ha apostillado.
PROMETE EFICIENCIA EN EL GASTO PRESUPUESTARIO EUROPEO
Oettinger ha defendido su experiencia como gestor, recordando que cuando fue ministro presidente durante cinco años del estado de Baden-Wurttemberg fue responsable de un presupuesto de "alrededor de 40.000 millones de euros" y ha defendido la necesidad de centrarse en un presupuesto comunitario "orientado a los resultados". "La eficiencia de las inversiones y el gasto se pueden medir con esto", ha dicho.
"Cada euro se gastará de forma eficaz", ha prometido, al tiempo que se ha mostrado convencido de que el presupuesto europeo para combatir el desempleo juvenil debe ser "prioritario" en el próximo presupuesto multianual europeo.
También ha criticado que hay "demasiados Gobiernos débiles" y ha defendido la necesidad de "reforzar la gestión" de los proyectos financiados con fondos estructurales y de cohesión europeos, al tiempo que ha defendido la necesidad de aplicar la "simplificación" de las normas para acceder al uso de los fondos. "Europa necesita estos proyectos", ha dicho.
IMPACTO DE LA SALIDA DEL BREXIT
Asimismo, ha avanzado que defenderá "una posición sensata" de los Veintiocho en las negociaciones sobre la revisión del presupuesto, al tiempo que ha defendido que de cara a preparar el próximo presupuesto multianual europeo "va a ser muy importante" discutir nuevas fuentes o vías de ingresos "propios" de la Unión, entre otros por el "cambio" en la estructura del presupuesto que provocará la salida de Reino Unido del bloque.
"Es un contribuyente neto (al presupuesto de la UE). ¿Tenemos que esperar a perder este dinero? No sabemos cuándo se irán, si habrá periodo de transición", ha recordado el comisario, que ha admitido que una de las posibles vías para resolver el escollo es "distribuir los pagos que faltan entre el resto" de Estados miembro.
El comisario también ha admitido que el Ejecutivo comunitario tiene que "garantizar" que se mantendrá el pago de salarios y pensiones a los funcionarios de nacionalidad británica pese al Brexit. "Vamos a tener que seguir pagando salarios y pensiones durante años. Esto no va a cambiar porque Reino Unido se vaya", ha dicho el comisario. "El Gobierno de Reino Unido nos debe compensar por estos pagos y nosotros debemos pagar nuestras obligaciones respecto a nuestros empleados", ha resumido.
Los coordinadores de las tres comisiones de la Eurocámara se reunirán a puerta cerrada tras la sesión de preguntas a Oettinger y remitirán una carta con su evaluación a la Conferencia de Presidentes, que reúne al Presidente de la Eurocámara y los líderes de grupo, que estudiarán la propuesta de su nueva cartera el 12 de enero para decidir si dan luz verde o no a que asuma sus nuevas funciones.