Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Observadores sirios registran ataques sin víctimas en Hama tras el comienzo del nuevo acuerdo de seguridad

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado de que las primeras horas tras la entrada en vigor del acuerdo de zonas de seguridad están marcadas por la calma, con ciertas violaciones en forma de bombardeos en zonas agrícolas de la provincia de Hama, pero de momento no se tiene constancia de víctimas. Rusia, garante del acuerdo, ha desmentido estos ataques.
"Hemos documentado el lanzamiento de tres bombas de barril desde helicópteros del Ejército sirio en Latamina, ciudad que desde esta madrugada ha sido escenario de más de 40 bombardeos", según la red de activistas.
Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso ha desmentido los informes sobre enfrentamientos entre el Ejército y la oposición siria. "Todas las partes califican la situación de estable", señaló el ente tras la publicación por varios medios de informes sobre los enfrentamientos en la provincia de Hama.
El Ministerio subrayó que las fuerzas aéreas sirias solo abrieron fuego de respuesta en Hama después de pedir a Turquía datos sobre el origen de los atacantes a través del Centro ruso de Reconciliación. "Tras recibir la confirmación de que pertenecían a las unidades del antiguo Frente al Nusra (antigua filial de Al Qaeda, no afectada por los acuerdos), las posiciones de los terroristas fueron suprimidas", según la nota del Ministerio, recogida por RIA Novosti.
El memorando estipula la creación de cuatro zonas seguras en Siria -en la provincia de Idlib y parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama; parte del norte de la provincia de Homs; Ghouta Oriental y determinadas áreas de las provincias de Derá y Al Quneitra en el sur del país.
El acuerdo, sellado por Turquía, Irán y Rusia, busca afianzar la tregua vigente en Siria a partir del 30 de diciembre y separar a la oposición moderada de Estado Islámico y el antiguo Frente al Nusra.