Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obligada a abortar a los siete meses de embarazo por el control de natalidad

La joven tenía que pagar una multa que no podía asumir y fue obligada a abortar

China está conmocionada por el caso de una joven obligada a abortar en el séptimo mes de embarazo para cumplir con la política del control de natalidad, que solo permite tener un hijo. Las imágenes de la joven junto a su bebé muerto han dado la vuelta por todo el país causando la indignación de toda la sociedad.
Según informa el diario Daily Mail, la joven Feng Jianmei fue obligada a abortar a los siete meses de embarazo porque ya tiene un hijo. La oficina del control de natalidad comunicó a la madre que debería de pagar una multa de 4.000 libras por tener un segundo retoño, pero la familia de Jianmei no podía pagar esa cantidad de dinero y fue obligada a detener su embarazo a los 7 meses.
La madre ha explicado que miembros del departamento de planificación familiar irrumpieron en su casa, la arrestaron y la llevaron al hospital donde le pusieron una inyección letal para el bebé, que murió 36 horas después.
Li Yuongjou, subjefe del Departamento de la Familia, asegura que Feng no fue obligada a abortar, "ella misma accedió al aborto". Además, ha añadido que en China el aborto está permitido hasta las 28 semanas.
En cambio, ha admitido que en su ciudad la ley del control de natalidad no se había hecho cumplir durante dos años y las autoridades están actuando más enérgicamente.