Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama, al ritmo del son cubano

Al ritmo del son cubano, se movía Barack Obama en la cena oficial ofrecida por el régimen y  que ha puesto fin a la segunda jornada de la histórica estancia en la isla del presidente norteamericano. Celebrada en el Palacio de la Revolución, Obama pudo disfrutar de los imprescindibles mojitos y de los platos locales, que ya había podido degustar en este paladar habanero donde cenó en su primera noche en Cuba.

Estos actos están sirviendo para estrechar sus vínculos con la isla en un momento de profundo cambio en las relaciones entre los dos países. Un cambio al que, todavía, le quedan muchas etapas por quemar.

Un asesor del presidente norteamericano ha asegurado que han compartido con Cuba sus listas de presos políticos después de que Castro, irritado, pretendiera negar su existencia.

Obama ha insistido en que el régimen tiene que democratizarse y Castro ha reclamado el fin del embargo y la devolución de Guantánamo.