Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pide calma tras el veredicto sobre la muerte del joven negro Trayvon Martin

Protestas contra la discriminación racial por la absolución de ZimmermanReuters

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha hecho un llamamiento a la calma tras el veredicto del jurado que absuelve de cualquier delito a George Zimmerman, blanco, pese a que disparó y mató a un adolescente negro, Trayvon Martin, que iba desarmado.

"Somos una nación de leyes y un jurado ha hablado. Ahora pido a todos los americanos que respeten el llamamiento a la una reflexión calmada de los dos progenitores que han perdido a su joven hijo", ha afirmado Obama.
Obama ha afirmado que es consciente de que el caso ha generado una agria polémica en el país. "A la vista del veredicto, sé que estas pasiones podrían incrementarse aún más", ha advertido.
Por ello ha emplazado a sus compatriotas a ampliar "el círculo de la comprensión y la compasión" en sus comunidades y a emplear las emociones que ha generado el caso en reducir la violencia con armas de fuego.
"Deberíamos preguntarnos a nosotros mismos si estamos haciendo todo lo posible para acabar con la ola de violencia con armas de fuego que tantas vidas se está cobrando a diario en todo el país", ha argumentado. "Deberíamos preguntarnos, como individuos y como sociedad, cómo podemos evitar tragedias como esta en el futuro. Así es como honraremos a Trayvon Martin", ha añadido.
Un jurado de seis mujeres ha declarado no culpable a Zimmerman, de origen hispano, de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio que se le imputaban por matar en febrero de 2012 a Martin, de 17 años.
Zimmerman ha asegurado que actuó en defensa propia, pero organizaciones de defensa de los derechos civiles han denunciado que se trata de un crimen racista.