Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pronunciará un "discurso de despedida" el 10 de enero en Chicago

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado que el 10 de enero pronunciará en Chicago un "discurso de despedida" en el que hará balance de sus ocho años de mandato, diez días antes de que el magnate Donald Trump asuma el timón de la Casa Blanca.
Para Obama, hablar en Chicago supone volver a "casa", como ha recordado en un comunicado difundido este lunes. El presidente saliente empezó en Illinois una carrera política que le llevó también a representar a este territorio en el Senado nacional.
"Acabo de empezar a escribir mis declaraciones. Las veo como una oportunidad de daros las gracias por este asombroso viaje, de celebrar las formas en que habéis cambiado a mejor este país durante estos años y de ofrecer algunas ideas de a dónde iremos a partir de ahora", ha explicado Obama.
El mandatario ha destacado que siempre ha actuado pensando en los ciudadanos y ha recordado que, desde que llegó a la Casa Blanca en 2009, el país ha sido capaz de salir "más fuerte" de los retos a los que se ha enfrentado. "Ha sido posible porque nunca dejamos de lado una idea que nos ha guiado desde la fundación (de Estados Unidos). El convencimiento de que, juntos, podemos mejorar este país", ha añadido.
Obama ha recordado en su nota los valores democráticos de Estados Unidos y que, desde 1796, se han sucedido los traspasos de poder "democráticos" y "pacíficos".
En esta ocasión, el cambio presidencial viene marcado por las constantes polémicas de Trump, que incluso ha puesto en duda la "transición suave" que prometió en su día junto a Obama, en la primera reunión entre ambos tras las elecciones del 8 de noviembre.
El magnate ha prometido derogar varias pedidas impulsadas por su predecesor, entre ellos la reforma sanitaria, y ha criticado con dureza medidas políticas recientes como la aprobación de una resolución contra los asentamientos de Israel en Naciones Unidas.