Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama destaca "la obligación moral" de EEUU de ayudar a Laos a "sanar" tras la guerra de Vietnam

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha destacado este martes durante su visita oficial a Laos "la obligación moral" de Washington para ayudar al país asiático a "sanar", en referencia a los bombardeos estadounidenses durante la guerra de Vietnam.
"Dada nuestra historia aquí, creo que Estados Unidos tiene una obligación moral para ayudar a Laos a sanar", ha dicho, tras convertirse en el primer presidente estadounidense en el cargo en visitar el país asiático, según ha informado la emisora Voice of America.
Así, Obama ha destacado que se invertirán 90 millones de dólares (unos 80 millones de euros) durante los próximos tres años para la retirada de bombas de racimo y otros proyectiles sin explotar, en comparación con los 100 millones de dólares (cerca de 89 millones de euros) gastados en los últimos 20 años.
Estados Unidos llevó a cabo 580.344 operaciones de bombardeo en Laos, lanzando dos millones de toneladas de municiones en el país, siendo la mayoría de estos proyectiles bombas de racimo. Se calcula que cerca del 30 por ciento de las mismas no llegaron a explotar.
De hecho, diez de las 18 provincias del país han sido descritas como "gravemente contaminadas" por estas municiones sin estallar, y cerca de 29.000 personas han muerto desde 1964 a causa de explosivos lanzados desde el aire.
La Casa Blanca ha anunciado una nueva era de relaciones basada en "el deseo compartido de cerrar las heridas del pasado", centrada en asuntos como la economía, la educación, la seguridad, la tecnología, el medio ambiente y los Derechos Humanos.
El viaje de Obama es una muestra de sus esfuerzos por aumentar la influencia estadounidense en la región ante el peso de China, si bien su Gobierno ha dicho en numerosas ocasiones que aplaude el crecimiento del gigante asiático, siempre que sea pacífico y responsable.