Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama confía en que el nuevo director del FBI sepa conjugar "seguridad" y "valores"

James Comey, candidato de Obama para dirigir el FBIReuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha confirmado este viernes a James Comey, vicefiscal general durante el mandato de George W. Bush, como su candidato para la dirección del FBI. En el acto de presentación en la Casa Blanca, Obama ha emplazado a Comey a conjugar la búsqueda de la "seguridad" con el respeto a los "valores".

El presidente ha comparecido junto a Comey, a quien ha descrito como una persona "excepcionalmente cualificada" para gestionar el "amplio abanico de desafíos a los que enfrenta hoy en día el FBI", informa CNN.
Los cambios llegan en un momento delicado para la Administración, en plena polémica por los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y sus supuestas intromisiones en la privacidad. Obama ha aludido, sin mencionarlo expresamente, a "lo visto en los últimos días" para destacar la necesidad de conjugar la lucha por la "seguridad" con la "fidelidad a los valores".
"Jim será un líder que sabrá mantener a Estados Unidos a salvo y permanecer fiel a nuestros ideales fundadores, sin importar lo que pueda ocurrir en el futuro", ha subrayado el mandatario, que ha advertido de la importancia de responder a las "amenazas tradicionales" y a "retos transnacionales como el terrorismo o las ciberamenazas".
Una vez sea confirmado por el Senado, Comey sustituirá al frente de la agencia a Robert Mueller, que ha ocupado la dirección durante 12 años y abandonará en septiembre. Mueller debía haber concluido su periodo en 2011, en base a la regla por la que los directores del FBI no permanecen más de diez años, pero el Congreso, a petición de Obama, aprobó en 2011 una prórroga de dos años.
El presidente ha agradecido a Mueller su trabajo durante estos doce años, un periodo en el que "innumerables ciudadanos siguen vivos" gracias al trabajo del FBI.